María José Salvador - Corresponsal en Zamora - Agronews CyL

A diferencia del año pasado que superó todos los records de producción, este 2019 se va a caracterizar por una campaña del Garbanzo de Fuentesaúco que va a dejar “mucho que desear”, así lo ha confirmado a AGRONWES CASTILLA Y LEÓN, el director Técnico de la IGP; Nicolás Armenteros.

Según el responsable de la marca de calidad “la campaña del garbanzo de Fuentesaúco este año está viniendo muy complicada, la climatología es completamente adversa porque no ha habido precipitaciones, las temperaturas con golpes de calor intenso, estaba bien presentada, iba razonablemente bien pero todo tiene su límite, y la plantas no pueden vivir sin aportación de agua”, en este sentido, señala Armenteros “ha habido muchos meses sin agua, hemos tenido de forma aislada tormentas pero no han servido para que esta cosecha pueda tener unas condiciones aceptables”. Ante esta situación, la cosecha del garbanzo será corta “nos quita producción pero nos da mucha calidad, con una textura inmejorable, el año pasado muy buena y esta muy corta”, asevera el director Técnico.

Precisamente, en 2018 la producción alcanzó los 500.000 kilos, en más de 600 hectáreas inscritas la producción media estuvo por encima de los 800 kilos por hectárea “con producciones que no se habían conocido nunca, rebasando los 2.000 kilos/hra por parcela y con una calidad extraordinaria”, según Armenteros.

Así las cosas, el director Técnico de la IGP señala que “el año pasado ya dijimos que la producción era muy buena, que habíamos multiplicado la anterior hasta por tres pero que había que ser cautos porque unos años son buenos y otros no y así ha sido en esta ocasión, volvemos a todo lo contrario, hay más cosechas malas que buenas y la prueba es la de este año”.

En este sentido, todavía Armenteros no se aventura a dar cifras sobre la producción de esta campaña aunque confirma que “me daría por satisfecho que fuera la mitad del año anterior”.

Está previsto que la campaña comience “en unos ocho o diez días las primeras parcelas pueden estar ya secas y se puede cosechar, el hecho de que no haya llovido permite que venga más adelantada que en otras ocasiones, si no hay tormentas que nos estropeen las parcelas, se podrían cosechar”.

La campaña de comercialización está siendo muy buena “hay que reconocer que ante una producción excelente como fue la del año pasado nos ha permitido  vender el 100 por cien de los garbanzos producidos, hemos superado las 180 toneladas amparadas bajo la Indicación Geográfica Protegida, también hemos conseguido mantener las hectáreas, otra cosa es que la cosecha sea más corta esta campaña, espero que esta demanda vaya creciendo, sobre todo con la incorporación de empresas envasadoras, el productor vea que tiene más presente y vea que hay una salida real, factible del garbanzo y eso pueda permitir que se pueda incrementar el número de hectáreas de cara al futuro”, afirma Ballesteros.

Sección: 

Provincias: