La campaña de la patata ha comenzado en Salamanca desde hace apenas dos semanas, aunque con mucha tranquilidad. Los motivos que han influido en este calmado inicio son, por un lado, la caída del consumo y, por otro, que en determinadas zonas productoras como Cartagena, Sevilla, Antequera, Granada, Castilla-La Mancha o Extremadura la llegada de las altas temperaturas se ha retrasado y, con ello, el inicio de campaña.

En la provincia de Salamanca, en la zona productora de Cantalpino, apenas han salido seis-sietes camiones cargados, con el inconveniente de que hay que arrancarlas a mano para que la piel sufra menos. Salamanca –con 4.800 hectáreas- y Valladolid -con 5.714- son las dos provincias productoras de patata -de media estación y tardía principalmente- más importantes de la Comunidad, acaparando el 50% de las 20.600 hectáreas que se han sembrado esta campaña.

Cae el consumo hasta un 12%, pero no repercute en el consumidor

Algo que está desconcertando al sector en este inicio de recogida es la fuerte caída del consumo -entre un 10 y un 12%- a pesar de los precios tan bajos en origen. José Blázquez, gerente de la cooperativa Aranpino de Cantalpino, afirma que no se saben los motivos de este descenso, "aunque el consumidor a la hora de comprar, no nota que ha bajado el precio al agricultor". En este sentido, indica que la gran distribución mantiene los mismos precios, a pesar de que este año "difícilmente en origen llega a los 10 céntimos", cuando en algunas superficies se vende el kilo a 60-80 céntimos.

Blázquez explica que los costes de la cuadrilla, sacos, palés, gasóleo y tratamientos superan de largo el precio que reciben los productores.  "De momento se pierde dinero", reconoce y apunta como principal competencia, más que la producción nacional de otras zonas del sur que arrancan antes, a Francia, uno de los principales países importadores de tubérculo a España que desploma los mercados. "Lo fuerte está en septiembre y en octubre, Francia arranca a mediados de agosto, es lo que distorsiona al mercado; si dirige la producción a Gran Bretaña, a nosotros nos beneficia, si se centra en el mercado español, se caen los precios de la patata nacional".

Acudir a la mesa de la patata y no fijar precio "es una tomadura de pelo"

Cuando faltan pocas semanas para que vuelva a convocarse la mesa de la patata de la Lonja Provincial, la cooperativa Aranpino muestra su desacuerdo con el funcionamiento de la campaña pasada. "Prevalece más la opinión del sector comprador que la del productor". Una de las quejas se refiere a la falta de cotización de la mesa cuando ya se habían realizado operaciones en la provincia. "Acudir y no fijar precio sabiendo que hay movimiento es una tomadura de pelo, si llevamos sacando patata 15 días, aunque sean pocas, a los productores hay que darle un precio de referencia, acudiremos a la mesa teniendo claro que hay que marcar precio porque hay operaciones". 

Toda la información sobre Salamanca en www.salamancartvaldia.es

Sección: 

Provincias: