Agronews Castilla y León

Las lluvias de las últimas semanas están pasando factura a las azucareras pues están dificultando e imposibilitando el arranque de la remolacha lo que hace que las molturadoras se han quedado sin raíz para poder continuar con su labor. Este hecho ha provocado que Azucarera anunciará ayer el cierre temporal de la fábrica de La Bañeza, a la que quedan por recoger aproximadamente entre 175.000 y 180.000 toneladas, a la espera de que la mejora de las condiciones climatológicas permitan a los cultivadores seguir con los arranques.

En situación muy similar se encuentra la azucarera de Toro que cerrará en los próximos días, aunque probablemente ya lo haga de forma definitiva con lo que la remolacha que quede por ser entregada en su zona de influencia se trasladará a La Bañeza.

Todos estos temas serán objeto de debate en la Mesa Regional de Seguimiento del Acuerdo Marco Interprofesional que tendrán lugar el próximo viernes.

Sección: 

Provincias: