Elena Rodríguez - Corresponsal en León - Agronews CyL

 

  • En cuatro meses, la remolacha ha ganado un punto de riqueza y llega a las 100 toneladas por hectárea

El equipo agrícola de Azucarera en La Bañeza (León) había hecho catas en octubre para comenzar la campaña de arranque, pero las intensas lluvias de finales de otoño y, sobre todo, del mes de diciembre impidieron el inicio de cosecha de remolacha en la provincia de León. Enero no ha sido un mes excesivamente lluvioso y, por ello, confían en poder abrir a finales del mes de febrero, si de aquí a entonces el tiempo respeta y los tractores y cosechadores pueden entrar a las parcelas. Desde octubre hasta ahora la remolacha ha ganado en riqueza en azúcar y también en kilos por hectárea. A lo largo de la próxima semana se fijará el día concreto de apertura, pero lo más probable es que sea en la última semana de este mes, así lo asegura Pedro Flórez, responsable agrícola de la Azucarera de La Bañeza.

En los últimos días han estado visitando las parcelas de remolacha, aún hay algunas con mucha humedad, pero en otras dentro de poco podría comenzar ya el arranque, para ello han establecido tres niveles: fácil, medio y difícil arranque. “Hay dos cosas que influyen, la estructura de los suelos, algunos permiten arranque más temprano y otros requieren más días de oreo y también de la lluvia que haya caído en cada zona”. Las más complicadas, explica, se encuentran en las comarcas del Páramo y de Los Payuelos.

 

Mejor rendimiento y polarización

En todas las comarcas, los responsables de Azucarera han ido tomando muestras en los últimos días y esas catas confirman “una mejora importante, tanto en kilos como en polarización”, respecto a las últimas que se habían realizado en octubre. Desde entonces, detalla Flórez, “se ha ganado un punto de riqueza, pasando de 16,4 grados a 17,4 y en kilos, se pasa de las 100 toneladas por hectárea”. Datos que confirman que “la espera por las lluvias ha venido bien, tanto a los agricultores como a la empresa, que va a sacar más azúcar”.

En esa última visita, además de hacer las catas, era importante “comprobar cómo estaba la remolacha en algunas parcelas que habían tenido más agua y el estado sanitario es muy bueno y no hay daños”.

 

360.000 toneladas de aforo

Las siembras de remolacha contratadas con la Azucarera se redujeron en León este año más de un 25%, unas 1.500 hectáreas menos, pero la cantidad de raíz molturada será similar a la campaña pasada. Flórez calcula que estará en torno a 360.00 toneladas, lo que supondrá una campaña que durará entre 45 y 50 días. Parte de esa cantidad llegará de comarcas correspondientes a la fábrica zamorana de Toro, que se vieron afectadas por las lluvias y no pudieron cosechar la remolacha. Serán en torno a 26.000 toneladas, “que es más o menos lo mismo que León llevó a Toro porque en la zona de Benavente -que está contratada por la Bañeza- llovió menos y se han podido sacar parcelas y se llevaron a Toro porque son fábricas equidistantes”.

Aunque este año había menos hectáreas contratadas, la “molturación será similar por aumento de rendimientos”, en este sentido, Flórez recuerda que “el año pasado fue muy mal año agronómico por las siembras tardías y bajaron los rendimientos y este año, el escenario es diferente porque aunque hay menos hectáreas, se molturará casi lo mismo”.

Sección: 

Provincias: