Agronews Castilla y León

Las continuadas lluvias de los últimos meses han alterado de una forma evidente las previsiones de campaña que Azucarera tenía para la molturadora que mantiene en la localidad burgalesa de Miranda de Ebro que se va a ver obligada a mantener sus puertas abiertas hasta el mes de febrero para recoger las remolachas que todavía restan en el campo.

Las iniciales 300.000 toneladas que se preveía inicialmente, lejos de las 400.000 que venían recogiendo en las campañas previas tras una significativa reducción de las siembras, hasta del 30%, en la última campaña, se van a ver recortadas a unas 286.000, de las que aproximadamente unas 75.000 por diferentes razones, pero especialmente por las dificultades en los arranques que provoca la lluvia, se encuentran todavía en las tierras.

Los rendimientos medios también se han visto mermados en una campaña que se inició el 31 de octubre de 2019 y se van a situar lejos de las 101 toneladas de raíz por hectárea que se preveían inicialmente.

Por el contrario, la riqueza sacárica de la remolacha si que se encuentra en unos valores interesantes al superar, ligeramente, los 17 grados

Sección: