José Ignacio Falces Yoldi - Agronews CyL

Poco a poco se va conociendo el contenido del Plan Estratégico que va a regular la aplicación de la Política Agraria Común en España a partir de enero de 2021

En los últimos borradores aparece reflejado el mantenimiento de la ayuda asociada a la remolacha. Con esta medida se pretende contribuir a la mejora de la competitividad y productividad de las explotaciones de este cultivo ayudando al mantenimiento y sostenibilidad de la actividad económica y del tejido rural, en las zonas en las que se ubican, en un sector que ha experimentado una progresiva reducción de la superficie desde el fin del periodo de las cuotas en el mercado interno de la UE.

Además, se contribuye a reducir la gran dependencia externa y a mejorar el abastecimiento interno del mercado.

Según se ha podido comprobar, en el análisis previo realizado por el Ministerio de Agricultura, que, las explotaciones de remolacha en España cuentan con desventajas competitivas en términos de rentabilidad frente a sus competidores, a nivel de la UE y a nivel internacional, derivadas de unos mayores costes de riego debido a las circunstancias agro climatológicas de las regiones donde se concentra, en un mercado además claramente deficitario que tiene que recurrir a las importaciones para satisfacer la demanda; además de por unos menores costes de la producción de caña de azúcar, materia prima competidora en el mercado del azúcar.

Tampoco se puede olvidar la contribución de la remolacha en términos de impacto socioeconómico sobre el territorio en el que se concentra, frente a posibles alternativas, es elevada, alcanzando ratios de creación de empleo de más de 10 empleos indirectos por cada empleo directo generado. Todo ello, teniendo en cuenta que la actividad remolachera se encuentra muy ligada a la industria azucarera de proximidad (el transporte de remolacha hasta la fábrica supone limitaciones en la rentabilidad del cultivo), siendo ambas actividades interdependientes.

Como consecuencia de estos condicionantes, se ha establecido un presupuesto para estas medidas ligeramente superior a las anteriores, basta con observar los datos ofrecidos por el FEGA en la reciente circular en la que fija el importe unitario provisional de esta ayuda para la PAC de 2021 , de tal forma que el presupuesto global se sitúa en los 17 millones de euros, anteriormente eran, aproximadamente, 16,5.

Las previsiones del MAPA para las superficies son parcialmente optimistas teniendo en cuenta la situación por la que pasa el sector en estos momentos, ya que estima una sementera en la remolacha de siembra primaveral (zona norte) de 24.250 hectáreas, esta campaña se han declarado 20.460,6 de las que 18.801 son en Castilla y León mientras que confía en una reducción en el sur pues habla de 8.000 hectáreas cuando en la actual han sido 8.762,88 has.

Teniendo en cuenta esos datos, las estimaciones hablan de un importe en la zona norte de 591,75 euros por hectárea (en la 2021 ha sido de 693,7 en ese importe previsional publicado recientemente) mientras que en el sur sería de 331,25 frente a las 264,86 actuales.

 

REQUISITOS

Los requisitos que se establecen para percibir esta ayuda son similares a los actuales:

  • Producir remolacha azucarera de alguna de las variedades contempladas en el Catálogo común de variedades de la Unión Europea, en el Registro de variedades comerciales, o que tengan concedida una autorización de comercialización.
  • Emplear una dosis mínima de 1 unidad por hectárea en las zonas de siembra en regadío y de 0,9 unidades por hectárea en las zonas de siembra en secano.
  • Tener suscrito un contrato de suministro con la industria azucarera para la entrega de la remolacha producida y su transformación en azúcar.

Sección: