Agronews Castilla y León

La provincia valllisoletana cuenta con seis mieles catalogadas entre las mejores de España según el concurso Mieladictos, el certamen más importante en cuanto a cata de mieles. Siguiendo la estela de Mieladictos la Asociacion Vallisoletana de Apicultores (AVA) ha creado su Mielolid, que será el concurso a las mejores mieles de Valladolid.

Las mieles Vallisoletanas son reconocidas a nivel nacional y cada vez más a nivel internacional.  Se está demostrando que las  mieles artesanas con procedencia en   Valladolid siempre aparecen en el catalogo de la mejores de España. Así, este año han recibido dicho reconocimiento en la  categoría de mejores mieles de lavanda las de Montes de Valveni, la miel crema de Pecorea y la miel de 79. Y si esto no fuera poco Pecorea se ha llevado también el reconocimiento en la categoría de mieles de Tomillo. Tmbien repiten premio Montes de Valveni con su milflores y también en la categoria milflores Mielegante

Para el presidente de AVA, Benito Gozalo, “esto demuestra de que hay un potencial apícola enorme en la provincia. Ejemplo de ello son las mieles artesanas que aquí se elaboran. A mi particularmente me enorgullece que se hayan reconocido las mieles de los compañeros porque en la asociación, al ser compañeros nuestros, hemos sentido que todos los apicultores vallisoletanos hemos sido agraciados”.

En los últimos años ha habido un repunte de profesionalización del sector. Así, se han incorporado una nueva remesa de apicultores que de lo que tradicionalmente era una afición ha hecho una profesión. Uno de los primeros apicultores de esta nueva hornada fue Victor Muñiz, quien junto a su pareja defiende su marca propia Zumbando, llevan años en el sector vendiendo su producción dentro y exportando fuera de España. Fué uno de los pioneros en elaborar la famosa miel crema, “que no es más que miel según la sacamos de la colmena a la que la batimos para que quede en una textura cremosa y no se quede dura, así no pierde propiedades” En palabras suyas.

Casi a la par, en Valoria La Buena, unos amigos crearon la marca Montes de Valveni, y lo que en principio se iba a quedar ahí, hoy es una marca referente nacional con exportación de producción a otros países y diversificación del negocio apícola hacia la formación y el turismo. La marca ha visto reconocida en dos de sus mieles la valoración del jurado del certamen que valora las mieles españolas.

Y estos últimos dos  años han sido tres profesionales diferentes los que decidieron poner colmenas. Fran Gonzalez con su marca Mielegante ya está empezando a distribuir su primera producción ayudado sin duda por el galardón de Mieladictos. Samuel Gato y su hermano con 79 ya es el segundo año que reciben un reconocimiento por parte de Mieladictos lo que indica que van asentandose entre los mejores apicultores. Y por último, el apicultor Adrián Dominguez quien con sus marcas El Pedragal y Pecorea ha recibido dos reconocimientos en su primer año como profesional, y con humildad reconoce que “tampoco hago nada diferente a lo que me enseño mi padre: mimar a las abejas y mimar la miel. ¿Que me reconozcan este esfuerzo?... pues si, es muy gratificante”.

Todo ello ha llevado a la Asociación de apicultores a poner en valor una miel provincial que esta pasando inadvertida en Valladolid. “Por eso quisimos tener nuestro propio concurso, porque sí, es verdad que los compañeros profesionales hacen muy buena miel, pero los apicultores aficionados no se quedan atrás. Y con un certamen como éste competimos sanamente entre nosotros por el preciado trofeo que es el reconocimiento del sector a una dedicación” afirma el presidente de AVA. Dicho reconocimiento estará contrastado, pues en dicho certamen se cuenta con un jurado de primeros espadas en el sector apícola. Coordinará la cata Ana Pascual que es cofundadora y coordinadora de Mieladictos. Como miembros del jurado estarán Jorge Caceres profesor de química analítica en la Complutense, experto en miel y su adulteración, Miguel Gonzalez-Velez experto catador y Apicultor y Manuel Barquín posiblemente el apicultor más respetado en España por su experiencia y profesionalidad.

Para Miguel Velez para denominar a una miel como artesana “tiene que estár arraigada a su área de producción, no debe contener mezclas de mieles de diferentes productores, ni puede contener modificación alguna. Y debe evolucionar de forma natural, por ejemplo a cristalizar en muchos de los casos. Mezclas de productores y orígenes, homegeneización y sobrecalentamiento no son sus señas de identidad , y esto mismo es lo que las diferencia de las mieles de grandes envasadoras o industriales.” Desde AVA le dan la razón y añaden que “ es muy importante llamar a las cosas por su nombre, y una miel artesana tiene que tener unas cualidades muy diferentes a lo que nos han inculcado en los anuncios de televisión. La industria nos vendió que la miel era liquidita, y eso sólo se consigue calentándola severamente y por tanto haciendo que pierda sus propiedades beneficiosas”.

En AVA están muy ilusionados con este certamen. Y ya tienen todo preparado para retransmitir online el veredicto del jurado, ya que no se podrá realizar presencialmente como les hubiera gustado. Han tenido una alta participación de sus socios acorde a la estadística elaborada internamente sobre la producción de miel, ya que este año  ha habido una buena cosecha, por lo que se puede catalogar como buen año este 2020, “por lo menos apícolamente hablando” dice con sorna el presidente de AVA. Además, dicen que se está notando mayor receptividad de los consumidores a las mieles locales y artesanas en parte gracias al trabajo de la Plataforma por el Etiquetado Claro, de la que forman parte y ha hecho mucha pedagogía en torno a los productos de la colmena.

Sección: 

Provincias: