Agronews Castilla y León

La ampliación del veto ruso a las frutas y hortalizas europeas hasta el 31 de diciembre de 2021, anunciado por el presidente ruso, mantiene cerrado, después de 6 años y medio, el que fuera el primer destino no comunitario del sector exportador español, sin que las medidas excepcionales aprobadas por la Comisión Europea los primeros años del veto hayan compensado la perdida de este mercado, ni otros destinos de países terceros se hayan convertido en alternativa, según FEPEX.

A punto de concluir el embargo de Rusia a la importación de determinados alimentos de la UE, entre ellos frutas y hortalizas, previsto para el próximo mes de diciembre, el presidente ruso, Vladimir Putin, ha vuelto a extender por un año el embargo, hasta el 31 de diciembre de 2021, según se recoge en el Decreto del Presidente de 21 de noviembre de 2020 Nº730 "Sobre la prórroga de las medidas económicas especiales para garantizar la seguridad de la Federación de Rusia", publicado en el portal oficial de información legal.

FEPEX rechaza esta ampliación del veto, que comenzó el 7 de agosto de 2014 y que ha perjudicado al sector español exportador de frutas y hortalizas, ya que Rusia era el primer destino no comunitario. En 2013, antes del veto, la exportación española directa de frutas y hortalizas españolas a Rusia totalizó 230.729 toneladas, abarcando una amplia gama de productos, pero el volumen real se considera muy superior dado el fuerte peso de las reexportaciones desde otros Estados miembros, como Francia, Países Bajos y Polonia. De las 230.729 toneladas exportadas por España a Rusia en 2013, un total de 161.356 toneladas correspondieron a frutas, destacando la fruta de hueso con 35.250 toneladas de melocotón y 29.525 toneladas de nectarina de ventas directas.

Para FEPEX, la perdida de este mercado no ha sido compensada ni por las ayudas comunitarias aprobadas los primeros años del veto, ni por el incremento de las exportaciones a otros mercados. En cuanto a las ayudas, la Comisión Europea aprobó medidas excepcionales de apoyo al sector de frutas y hortalizas, centradas en un número limitado de productos, que se fue prorrogando hasta la campaña 2017/2018. No obstante, es importante destacar que estas medidas extraordinarias no fueron ayudas directas en ningún caso, sino retiradas para equilibrar los mercados, con unos contingentes muy inferiores al volumen exportado y sin incluir todos los productos afectados.

En cuanto a la sustitución del mercado ruso, no se han consolidado alternativas en otros países no comunitarios que compensen los volúmenes exportados a Rusia. De hecho, la exportación española de frutas y hortalizas a países extra-UE ha descendido durante varios años. Las ventas al exterior de frutas y hortalizas frescas países extracomunitarios en 2013 se situaron en 897.128 toneladas, en 2015 se situaron en 868.774 toneladas, en 2017 fueron 830.642 toneladas y en 2018 descendieron a 799.102 toneladas, según datos del Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales.

 

Tags: 

Sección: