Agronews Castilla y León

La Alianza UPA-COAG ha reclamado a la Consejería de Agricultura de la Junta de Castilla y León que permita a los apicultores el uso del ahumador para extraer la miel de las colmenas en los periodos actuales de alerta de incendios forestales.

Conviene recordar que en época de peligro alto de incendio se permite el uso del ahumador en la actividad apícola, siempre que no se declare situación de alerta o alarma, que en estos momentos y desde hace varias jornadas está aplicándose en nuestra región. Precisamente la concatenación de las declaraciones de alarma y alerta que está viviendo Castilla y León este verano hace que sean ya varias las semanas consecutivas en las que los apicultores están sufriendo limitaciones en sus labores.

El retraso en la extracción de miel, que en algunas zonas llega incluso a 20 días, hace necesario que la Administración regional de un paso al frente y permita la actividad, garantizando que se cumple en todo momento con las máximas medidas de prevención por parte de los apicultores. En este sentido, y desde la máxima responsabilidad del sector ante un gravísimo problema como es el de los incendios forestales, desde la Alianza UPA-COAG plantean que, entre las medidas preventivas, se incluya la obligación de la figura de un acompañante exclusivamente para la atención de los medios de extinción (mochila con agua, batefuegos, etc.) que pueda dar una respuesta inmediata ante cualquier conato de fuego. Igualmente, sería exigible el uso de ahumadores equipados con sistema anti chispas, tanto en la admisión de aire como en el escape de humo.

Otra medida para facilitar el trabajo de los apicultores sería la flexibilización horaria, de tal manera que se permitiesen las labores en las primeras horas de la mañana y en las últimas de la tarde, en las que la temperatura baja considerablemente.

Ante la situación dramática que está viviendo el sector, la Alianza UPA-COAG pide además la autorización del uso del ahumador en las zonas arrasadas por el fuego, conforme a la Orden correspondiente, con la finalidad de extraer la miel, y de preparar las colmenas para su posterior desplazamiento.