Agronews Castilla y León

 

  • Un número importante de beneficiarios de la PAC no ha cobrado todavía las ayudas del segundo pago correspondiente a 2022.

  • La Alianza UPA-COAG asegura que está supliendo a la Administración en la resolución de un gran número de asuntos burocráticos que correspondería atender a los servicios agrarios.

  • La Administración demuestra a diario que esta carga le queda muy grande por la incapacidad de los responsables políticos para gestionarla. La Alianza UPA-COAG alaba el esfuerzo y la forma de trabajar de los funcionarios

La Alianza UPA-COAG de Burgos denuncia la existencia de un colapso administrativo en los servicios agrarios de la provincia, que se traduce en un retraso de la tramitación de un gran número de expedientes que afectan los profesionales de la agricultura y ganadería. Este panorama agrava la catarata de problemas a los que se enfrentan los profesionales del campo por los efectos adversos que sufren en forma de costes de producción, secuelas de la sequía y una PAC ininteligible diseñada por Bruselas.

Este último extremo puede empeorar más las cosas, teme la Alianza UPA-COAG, por la excesiva y farragosa tramitación burocrática que se tendrá que abordar dada la PAC 2023, especialmente problemática, que regirá las producciones agrarias durante los próximos años y que va a requerir una atención muy especializada.

La Alianza UPA-COAG está detectando no pocos problemas, ya a día de hoy, en el cobro del segundo pago de la PAC correspondiente a 2022 debido al insuficiente plantel de funcionarios en algunos servicios territoriales. Según estimaciones de los servicios técnicos de la citada organización en Burgos, muchos de los beneficiarios no habrían cobrado todavía las ayudas del segundo pago del año pasado.

En este contexto, la organización agraria asegura que está obligada a recordar el imprescindible papel que desarrollan las organizaciones agrarias en la gestión del “desmesurado e irracional volumen de tramitaciones que exige cumplir con los preceptos de la PAC”. Máxime cuando la Administración competente demuestra a diario que no puede con él. Queda superada a la más mínima ocasión.  

No obstante, la Alianza UPA-COAG alaba el esfuerzo y la forma de trabajar del personal de la Junta de Castilla y León, pero en muchos casos se ve “sobrepasado” debido a la incapacidad de los responsables políticos de la Administración regional, al no saber gestionar y dotar de personal suficiente a estas oficinas. Este problema se suma al de la innumerable burocracia a la que tienen que hacer frente en su quehacer diario los agricultores y ganaderos.

 

Provincias: