Agronews Castilla y León

La Alianza UPA-COAG reclamó hoy al Ministerio de Agricultura que priorice en el reparto de los fondos PAC y, por lo tanto, en sus políticas al agricultor activo, dado que tiene un margen "muy importante" para la aplicación de determinados contenidos.

En este sentido, los responsables regionales de UPA y COAG, Julio López y Aurelio Pérez, respectivamente, recordaron que 2013 finaliza con el protagonismo de las negociaciones de la Política Agraria Común (PAC), y la incertidumbre de comprobar si se recogen conceptos básicos como son agricultor activo y actividad agraria.

Es más, ambos subrayaron el "enorme trabajo" realizado por las organizaciones agrarias y las cooperativas durante meses en Castilla y León que se ha visto plasmado en el documento trasladado al resto de comunidades para que se alcance el mayor grado de consenso entre las organizaciones agrarias de cada territorio y las distintas consejerías de Agricultura, con el fin de que el Ministerio de Agricultura atienda las demandas de "los verdaderos profesionales del sector agrario del país".

Asimismo, La Alianza hizo un  balance negativo del año que termina ya que "lamentablemente las incorporaciones de los jóvenes a la actividad agraria no ha servido para compensar la salida de profesionales, arrojando un balance negativo de  casi 400 profesionales".

El número de cotizantes a la seguridad social por cuenta propia en agricultura y ganadería ha pasado de 42.360 a 41.976 en Castilla y León, lo que supone 384 menos. Por cuenta ajena, el número ha pasado de 18.611 a 18.205, 406 menos.

En cuanto a la renta agraria, desde estas organizaciones ponen de manifiesto que el sector lleva acumulado en la última década una caída del 23 por ciento, lo que da ejemplo de la "situación límite en la que se encuentran muchas explotaciones", si bien el año 2013 finaliza con una subida de la renta agraria a nivel global en torno al siete por ciento, debido a la mejora  de la productividad y al incremento en la exportación. 

Por otro lado, explicaron que los 62.000 productores de cereal que hay en la región sembraron en total 1.914.245 hectáreas de cereal de invierno, lo que supone un ocho por ciento  menos que la media del período 2000-10, y se recogió una cosecha estimada de 7,45 millones de toneladas, por encima de los aproximadamente 6,75 millones de media.

Sigue en aumento la superficie de trigo debido a que los agricultores parecen haberse decantado por los buenos rendimientos de las nuevas variedades y el diferencial de precio a favor del trigo, buscando mejorar la rentabilidad de sus explotaciones.

Desde el punto de vista de los rendimientos, se han superado los 3.800 kilogramos por hectárea, un 24 por ciento por encima de la media.

Respecto de la superficie de maíz, se estima una siembra en 2.013 de 122.048 hectáreas y una producción de 1,27 millones de toneladas.

En lo que a la remolacha se refiere, denunciaron la Junta "ha dejado en la estacada a los remolacheros" al "saltarse a la torera" el compromiso adquirido y plasmado en el acuerdo de reestructuración de 2008 entre las industrias y la propia Consejería con el fin de garantizar un mínimo de 40 euros por tonelada tipo de remolacha.  En 2012 la Junta de Castilla y León, argumentando su decisión en que ha de ser la Industria quien asuma el diferencial de precio, decide suprimir la ayuda con cargo a su presupuesto.

Por otra parte, teniendo en cuenta los pésimos efectos provocados por la mala gestión de la reforma del azúcar del 2006, la Alianza criticó que la Comisión Europea no haya “rendido cuentas” con los remolacheros y no haya dado un giro radical que reconduzca la política azucarera aprovechando la reforma de la PAC.  "Entendemos que el futuro de la remolacha y de los remolacheros  sigue partiendo de la consideración efectiva del cultivo como sector estratégico a nivel autonómico y estatal, y pasa no solo por incrementar la productividad del cultivo, sino también, y sobre todo, por una mejora de los precios".

La cosecha de uva aumentó un 15 por ciento respecto a la campaña pasada, con aproximadamente 235 millones de kilos recogidos. La Alianza UPA-COAG hizo especial hincapié en la trascendencia que está empezando a adquirir la enfermedad de la yesca en algunas zonas, motivo por el que se han pedido soluciones urgente para evitar la muerte de cepas.

La superficie sembrada de patata ha aumentado por los 5.200 agricultores y la producción también ha experimentado un ligero incremento, aunque con cifras bastante inferiores a la media de los últimos 5 años (un siete por ciento menos en ambos casos). La campaña, que despertó expectativas de ser buenas en su comienzo, finalmente ha llegado a registrar precios en el entorno de los costes de producción.

Desde La Alianza insisten reiteradamente en la creación de una organización interprofesional que garantice, máxime en este sector, que carece de una Organización Común de Mercado, una adecuada vertebración que permita hacer frente con suficiente solvencia a las fluctuaciones de precios que provoca la climatología y las oscilaciones de la oferta y la demanda.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sección: