Agronews Castilla y León

Es indudable que la situación vivida como consecuencia de la pandemia de la covid 19, especialmente las restricciones marcadas de desplazamientos o el propio confinamiento ha provocado una demanda todavía mayor de los viajes a la naturaleza por la sensación de libertad que ofrecen. Esta complicada situación general está provocando que crezca el interés por esa forma de viajar diferente que es la acampada, actividad para la que encontraremos todo tipo de información, desde las principales ventajes que ofrece, a consejos prácticos sobre los lugares a elegir o el material necesario para la misma en páginas web con una larga trayectoria de profesionalidad como www.mundoacampada.es

Sin embargo, aunque en muchas ocasiones, bien en series de televisión o en películas, se nos presenta una visión idílica de esta actividad lo cierto es que la misma se encuentra perfectamente regulada de tal forma que cada país, y en el caso de España cada comunidad autónoma, tiene una normativa que regula dónde y cómo podemos desarrollar la acampada por lo que nos podemos olvidar de aquello de tiro aquí mi tienda y todo solucionado.

Las posibilidades que en la actualidad se nos ofrecen de disfrutar de esta actividad, de la cercanía a la naturaleza o de una excitante sensación de libertad, son múltiples y muy variadas y van desde las zonas acotadas en las que se puede hacer una acampada muy cercana a lo que podíamos calificar como “libre” y en la que se nos ofrecen algunos servicios como puntos de recogida de basura o la existencia de agua potable a los llamados “glamping”, camping con todas las comodidades pero en el medio de la naturaleza.

Además, de saber elegir bien la zona en la que vamos a realizar nuestra acampada en la que evitaremos, por ejemplo, la cercanía de un río o de zonas en las que haya peligro de avalanchas o aludes, sin olvidar la presencia de animales salvajes, es fundamental que nos equipemos con un mínimo de instrumental o utensilios que nos hagan mucho más cómoda la actividad. Lo primero que no debemos olvidar es llevar un equipamiento cómodo para las caminatas, especialmente en lo que a calzado se refiere que debe ser cómodo y ya probado con anterioridad, pero sin olvidar ropa cómoda y un gorro que nos proteja del frío o, en caso de ser en varano, una gorra o sombrero que nos alivie de los rayos solares. Debemos, además, de llevar una cierta cantidad a gua y alimento ante la posibilidad de que no podamos adquirirlos o encontrarlos con facilidad.

Junto a esto, una buena linterna no puede faltar en nuestro equipo de acampada y lo mismo podemos decir de una navaja y un equipo de primeros auxilios que nos puede facilitar curar cualquier rozadura en los pies o un corte que nos podamos hacer en nuestras manos. Finalmente, buscar la mejor tienda posible dentro de nuestras posibilidades económicos y teniendo en cuenta la duración de nuestro viaje, la zona a la que vayamos a ir… lo mismo podemos decir del saco de dormir. Ya sólo queda disfrutar de nuestra acampada, una experiencia que seguro repetiremos.

Sección: