Diego Villacorta - Agronews CyL
  • El coordinador estatal de la Unión de Uniones participa hoy y mañana en unas jornadas informativas sobre política vitivinícola

1.700.000 hectáreas, 52,2 millones de hectolitros y, sin embargo, el país con los precios más bajos del mundo en su producto. Son algunas de las cifras que podrían resumir la situación del mundo vitivinícola en la actualidad. Por ello y para intentar sacar el potencial productivo y económico de la uva se celebra durante el día de hoy y mañana en la localidad vallisoletana de Medina del Campo unas jornadas para conocer mejor la realidad del mercado del vino en España.

 

José Manuel de las Heras (Unión de Uniones): "Hay que intentar que salgan ganando desde productores a exportadores"

 

En ellas intervienen desde Rafael del Rey, director general del Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV) hasta Pablo del Villar Igea, presidente del Consejo Regulador de Rueda o Inés Isabel Lamoneda, de la Dirección General de la Producción Agraria, perteneciente al Ministerio de Agricultura. En la jornada matinal ha intervenido también José Manuel de las Heras, coordinador estatal de la Unión de Uniones, organizadora del evento y que, tal y como ha afirmado en declaraciones a Agronews, pretende con estas jornadas analizar y explicar por qué paradójicamente somos el país del mundo con los precios competitivos más bajos, cuando debería ser al revés: "Este es un cultivo con un potencial tremendo con cualidades a nivel medioambiental y por ello hay que intentar que todos salgan ganando, desde productores a distribuidores y exportadores".

 

Precisamente en ese diálogo entre productores y empresas que lo gestionan se quieren centrar algunas de las charlas que se están ofreciendo: “Hay que intentar evitar tensiones entre ambas partes y llegar a un consenso, forzar el diálogo”. Recientemente la AICA, que también estará presente en estas jornadas con la intervención de su director, Miguel Herrero Velasco, ha aclarado que el pago de la uva a los viticultores se hará 30 días después del fin de la entrega de la uva, al considerarla un producto perecedero.

 

 "Las leyes se hacen para cumplirlas y nadie es quién para sacarlas de su lugar"

Esta normativa ha dividido a industria y viticultores que extienden en algunos casos el periodo a 60 días. Para José Manuel de las Heras, que también es viticultor y bodeguero hay que intentar encontrar una solución intermedia: “En una fase transitoria debería estar la virtud, las leyes se hacen para cumplirlas y nadie es quién para sacarlas de su lugar, por lo que el Ministerio no es quien para sacar los plazos de pago, tiene que haber un diálogo para que se llegue a un entendimiento” ha asegurado. Las jornadas se extenderán hasta mañana en el Hotel Villas de Ferias.

Sección: