Elena Rodríguez - Corresponsal en León - Agronews CyL

 

  • El aventurero y comunicador leonés ha recibido la Medalla de Oro de la Provincia, la máxima distinción que otorga la Diputación provincial.

Lleva a León en el corazón, en la provincia en la que nació y a la que vuelve siempre que puede, porque, asegura Jesús Calleja, aquí tiene el “campamento base” de su vida. Acaba de recibir la Medalla de Oro de la provincia y la califica como la “mayor gratificación” que puede recibir de las gentes de esta vieja tierra. Una provincia que, precisamente, padece, cada vez más, la falta de esas gentes en muchos pueblos, Jesús Calleja tiene ahora una “cruzada” contra la despoblación y defiende que cada pueblo tiene que buscar lo que le diferencia para “reinventarse” y sobrevivir

 

¿Qué supone la Medalla de Oro?

Poder hacer tanto por la provincia y las gentes es la mayor gratificación, quiero de forma especial e intensa a esta tierra y nunca me olvido, todo lo que soy se lo debo a ella. Soy un chico de pueblo que defiende los pueblos, que tiene una cruzada contra la despoblación de las zonas rurales, precisamente el programa 'Volando voy' está destinado a dar ideas para evitar la despoblación masiva de los pueblos.

 

El acto de entrega fue muy emocionante

Si, porque estoy en mi tierra, con mis paisanos, me dan el premio más importante de la provincia, en el lugar que más quiero de este planeta, con mi familia, los amigos, los que me fueron a ver, todos los diputados de acuerdo por unanimidad. Era un escenario perfecto y muy emocional. Estaba como un flan,

 

En tus viajes por el mundo, ¿cómo defines León?

Como un lugar donde hay una naturaleza extraordinaria, una gente fantástica, una gastronomía que... ¡sobran palabras!. Es un pequeño país donde hay absolutamente de todo pero, sobre todo, el calor de la gente, allá donde vas todo el mundo es amable, somos muy buenos anfitriones, incluso de la gente que no conocemos. Es un pequeño paraíso que está en el mundo y es donde mejor me encuentro y me regenero y por eso siempre hablo de León.

Estoy tremendamente agradecido y ahora me toca seguir con los pies en el suelo, trabajando y haciendo todo lo que pueda por León, porque lo siento dentro. A veces me llevo reprimendas porque dicen que soy pesado con León, pero yo soy de aquí y si decirlo tantas veces, hace que la gente venga más a conocer nuestra tierra y dejen aquí recursos económicos, bienvenido sea.

 

Tu último programa quiere demostrar que es posible luchar contra la despoblación, ¿cómo se puede lograr?

Cada pueblo tiene que tener algo para reinventarse, si uno es feliz en su tierra porqué se tiene que ir, hay que encontrar formas de quedarse donde se está a gusto. El domingo, por ejemplo, en el programa hablamos del cine de Penelles (Lleida), es un pueblo, en mitad de la nada, al que no irías a nada, pero ha conseguido que los fines de semana la gente vaya a ver los murales que han pintado en casas del pueblo y la disculpa de ir al cine, y dicen que hemos transformado el pueblo.

Otro ejemplo lo encontramos en el Románico palentino, que es espectacular, pero no nos lo han sabido vender, y yo siempre he pensado que era aburrido porque no me lo habían contado bien, pero he descubierto que era una maravilla. Nosotros propusimos hacer una ruta de bicicleta para toda la familia y ver el Románico, los empresarios aseguran que han tenido el mejor verano de su vida con la ruta que hemos puesto de moda en la tele

En definitiva, siempre hay que buscar qué tienes alrededor del pueblo o pueblos para explotar turísticamente, algo donde la gente joven pueda encontrar un futuro. Hay que tener un poco de originalidad y genialidad para saber lo que hay en el entorno y explotarlo. Y si hay recursos, como los fondos Miner, emplearlos bien y no en edificios que no han llevado nada a la zona.

Sección: 

Provincias: