Diego Villacorta - Agronews CyL
  • El director de la Unión Regional de Cooperativas de Castilla y León responde a Agronews sobre los principales retos del sector primario en el futuro más cercano.

Si hay un sector en el campo que se ha visto abocado a aquella frase de “la unión hace la fuerza” ese es el de las cooperativas. Aunque quedan aún retazos de los negocios familiares que luchan día a día por sacar adelante su explotación agraria o ganadera, la cada vez mayor demanda de productos hace que las pequeñas cooperativas se hayan unido a otras de mayor tamaño para lograr ganar en competitividad.

 

Bien lo sabe Jerónimo Lozano, director de la Unión Regional de Cooperativas Agrarias de Castilla y León (Urcacyl) quien ha contestado en una entrevista a Agronews cuáles son los principales retos de su sector. Un presente que pasa por la aplicación eficiente de las nuevas tecnologías y la innovación en las técnicas como factor de desarrollo clave: “Se ha innovado mucho en el medio rural” reconoce mientras pone como ejemplo el impulso a proyectos centrados en la I+D+i, en la formación agraria y en acuerdos particulares con algunos de sus casi 200 socios de los que dispone en Castilla y León.

 

A ello se ha sumado la reciente firma del Plan Estratégico del Cooperativismo de la comunidad cuyos ejes fundamentales se han centrado en sumar valor agregado a los productos que se ofertan al consumidor, además de la mencionada innovación: “La agricultura de hace 20 años no tiene que ver en nada con la de ahora, igual sucede en la ganadería, todos los sectores se han dimensionado y han sabido o deben incorporar las nuevas tecnologías” explica. Un “cambio social” al que ha dado un espaldarazo elementos como los drones que han favorecido la agricultura de precisión o la mayor especialización de los productores que cuentan con grados formativos superiores o incluso licenciaturas universitarias: “Algo bueno que estamos viendo ahora es que hay muchos jóvenes entusiastas con su profesión” asegura.

 

EN DOS DATOS

  • Urcacyl se constituyó como asociación en septiembre de 1987.
  • Representa a cooperativas de una decena de sectores tanto de la agricultura como de la ganadería.

Y eso no es fácil en un ámbito como el cooperativismo donde el emprendimiento obliga a agudizar las ideas del futuro empresario que quiere vivir del campo. Aunque, tanto la Constitución Española como el Estatuto de Autonomía de Castilla y León reconocen el derecho al cooperativismo y a su protección, aún se cuenta con pocas ayudas para que éste sea visibilizado. Algunas sí que están presentes como los servicios de extensión agraria o los fondos específicos de formación pero, como explica Jerónimo Lozano, aún queda tarea por hacer: “Nos ha costado conseguir el reconocimiento social, a veces de hecho no lo tenemos, pero los apoyos son escasos” lamenta.

 

Pocas ayudas públicas

Por ello, figuras de reciente creación y a las que se acogen las cooperativas, como la Entidad Asociativa Prioritaria, son importantes, ya que ofrecen bonificaciones fiscales a aquellas que cuentan con más de 500 socios y facturan más de 20 millones de euros anuales. Un punto que resalta Lozano quien es consciente de que el crecimiento de las cooperativas y las fusiones están a la orden del día, máxime para hacer frente a la producción cada vez más demandada por la sociedad. Pero ¿y la incorporación de jóvenes? En ese aspecto se muestra tajante: “Siempre digo que mi padre era agricultor y entonces se dedicaban a ello en el pueblo 50 personas; hoy son 15, pero dentro de unos años serán tres y aún así, no quedará ni una hectárea sin sembrar”.

 

Opinión que podría contrastar con las peticiones que normalmente se escuchan en otros ramales del sector pero que tiene para Lozano una explicación: “Todo se ha dimensionado y, aunque queden cada vez menos agricultores, se están incorporando los que se precisan porque las tecnologías están cubriendo parte de esos procesos”. Muchas de ellas de hecho se han colado como referentes nacionales en sus ámbitos, como ejemplifica Lozano, y que van desde el liderazgo en sectores como polen y miel hasta cooperativas con proyectos como el de la geolocalización de vacas (COPASA) pasando por nuevos jugos azucarados de ACOR, la mejora de procesos de inseminación bovina en COBADU o la creación de cultivos más rentables en leguminosas. A ello se une la colaboración con universidades y otras entidades desde locales hasta europeas.

 

Y también hay resultados. De hecho, cuatro de las 10 cooperativas más relevantes de España están en Castilla y León (COBADU, ACOR, COPISO y AGROPAL) y otras muchas van  en esa misma dirección: “Una cooperativa con buena disciplina, profesionalidad y adaptada a las nuevas tecnologías no tiene nada que envidiar a cualquier otro tipo de sociedad” zanja el responsable de Urcacyl. Esas son las razones para triunfar. Y una última: los socios o, como los define Lozano, el "reflejo y la razón de ser" de las cooperativas que son, en definitiva, quienes ofrecerán en última instancia un buen producto o servicio. Creciendo e innovando. Así es la unidad y la fuerza del campo.

 

Sección: