Valladolid será la «capital» de la alfalfa el próximo 8 de febrero

  • Castilla y León concentra el 20% de las deshidratadoras que cuenta España

José Ignacio Falces

31 de enero de 2024

heno, alfalfa

La 3ª Edición de la JECA convertirá a Valladolid, el próximo 8 de febrero, en la capital española de la alfalfa.

Así lo ha destacado hoy Luis Machín, director de la Asociación Española de Fabricantes de Alfalfa Deshidratada (AEFA), en la presentación del programa de la misma en la capital del Pisuerga.

8 ponentes de primer nivel analizarán la situación actual de este cultivo y el futuro que se le espera analizando temas de tanta actualidad como la PAC, el abonado, el control de placa o la aplicación de las nuevas técnicas genómicas, los conocidos como CRISPR en este cultivo plurianual.

Las inscripciones y la visualización del programa completo se puede llevar a cabo en este enlace: https://www.alfalfaspain.es/jeca/

Machín, en la citada rueda de prensa, quiso destacar que, en el conjunto de España, unas 96.000 hectáreas de forrajes pasan por las deshidratadora de las que unas 16.000 lo hacen en Castilla y León, siempre destacando que el 50% de la producción general de forrajes pasa por este proceso para su transformación «Esta región cuenta, en la actualidad, con 11 plantas que se dedican a esta actividad lo que supone el 20% de las que trabajan en España en estos momentos. No podemos olvidar que la región castellanoleonesa es la segunda con más hectáreas dedicadas a los forrajes orientados a la deshidratación, por encima de Cataluña y superada sólo por Aragón», subrayaba Machín.

Campaña actual de alfalfa
alfalfa
Luis Machín, director de la Asociación Española de Fabricantes de Alfalfa Deshidratada (AEFA)

Por lo que se refiere a la evolución de la campaña actual, el director de la Asociación Española de Fabricantes de Alfalfa Deshidratada, quiso subrayar que había sido muy complicada, especialmente por la falta de agua que ha afectado tanto a las parcelas de secano como las que se trabajan en Castilla y León como las de regadío de Cataluña o Aragón donde no se han podido realizar los «cortes» que se hacen en una campaña normal.

Esta situación ha provocado que la producción se haya reducido en un 25% en la campaña actual pues se ha pasado de contabilizar 1,265 millones de toneladas a las 960.000 de la 23/24, siempre teniendo en cuenta que la reducción de hectáreas dedicadas a estos forrajes apenas había sido del 9%.

Alfalfa, caída de las exportaciones

Otras de las vicisitudes que ha vivido este sector durante esta campaña es la caída de las exportaciones de alfalfa deshidratada que ha llegado en algunos meses incluso a superar el 50% de reducción de las ventas.

«No es un problema sólo de España, sino que otros grandes exportadores como Estados Unidos o Italia están en una situación similar a la nuestra. Los altos precios a los que se vendía el producto en la campaña anterior ha provocado que muchos compradores hayan optado por otras composiciones de menos calidad o producciones autóctonas más baratas» afirmaba Luis Machín, director de la Asociación Española de Fabricantes de Alfalfa Deshidratada (AEFA).

Sin embargo, desde la Asociación se confía en la recuperación de esas exportaciones cuando el sector se haya estabilizado en el tema precios, pero tampoco se pueden olvidar situaciones geopolíticas que afectan mucho a este sector como está siendo en este momento la crisis en el Mar Rojo, la situación tras la invasión de Ucrania por parte de Rusia o el conflicto armado que se está viviendo en Oriente Próximo tras el ataque terrorista a Israel.

alfalfa
Un de las plantas deshidratadoras de forrajes que funcionan en la actualidad en Castilla y León

 



Share This