Agronews Castilla y León

Si ya era evidente la expansión de lo digital por todos los sectores de la economía, el confinamiento que ha obligado en buena parte de los países del mundo el covid 19 sólo ha hecho que acentuar esa situación, incrementándose de una forma exponencial en un sector de las inversiones y los mercados financieros.

Buena parte de la culpa de esa “socialización” de las operaciones bursátiles, de inversiones… la tienen herramientas como la Aplicación CFD TRADER que permite que cualquiera pueda llevarlas a cabo sin ser un conocedor profundo y experto de ese tipo de mercados.

En ese caso este instrumento se centra en los llamados CFD, pero ¿Qué son exactamente? Los Contratos por Diferencia son derivados cuyo precio se basa en el de un activo subyacente. Esto implica que las operaciones abiertas son en realidad contratos con el bróker, en lugar de la adquisición única de un activo. Así, el CFD refleja el valor del precio de este activo.

Gracias a los CFDs, los traders tienen la oportunidad de operar con diferentes tipos de productos financieros sin poseerlos, como índices, acciones, futuros, etc. Por ejemplo, al comprar un CFD sobre una acción, no eres el propietario de la acción, tienes un contrato con el bróker.

Pero, ¿Cómo funcionan los CFDs? El comercio con este tipo de productos consiste en comprar o vender un contrato por diferencia. La ganancia o pérdida del CFD viene dada por la diferencia entre el precio de entrada en la posición y el precio de cierre de la posición. Dependiendo de la posición tomada, el trader obtendrá una ganancia o pérdida si el precio del activo sube o baja.

REGISTRARSE

Empezar a operar con Aplicación CFD TRADER resulta muy sencillo aprovechando la agilidad que nos ofrece la interface de la herramienta. En primer lugar, debemos proceder a incluir algunos de nuestros datos personales como nombre y apellidos, correo electrónico y una contraseña que será la clave que le abra este mundo de oportunidades. En este sentido, es clave la elección y seguridad de la misma para evitar cualquier tipo de problemas en el futuro por lo que desde la propia herramienta también se llevará acabo una doble verificación de la misma que vite sorpresas.

Un vez activa la cuenta, el siguiente paso es realizar es llevar a cabo la aportación inicial que, en este caso, se sitúa en un mínimo de 250 dólares con la que ya podremos iniciar nuestras inversiones apoyados en el bróker regional que la aplicación haya elegido según nuestra situación. Es importante destacar que esa cuantía se puede recuperar en cualquier momento que el usuario lo demande.

Familiarizarse con el software de la herramienta es muy sencillo, por lo que apenas llevará unos minutos conocerla y ser capaces de manejarla aprovechando todas sus disponibilidades, sin olvidar que siempre tendremos un asesor que nos acompañará en este proceso.

Igualmente es muy sencillo recuperar nuestras ganancias, tras una petición que haremos en el formulario creado a tal efecto.

Sección: