La campaña de producción y comercialización de patatas ha sido buena, principalmente por el precio del tubérculo,  que ayudará a compensar, en parte, las pérdidas por los bajos precios de años anteriores. Un año bueno puede ser el preludio de un año con problemas, el 2019. Si queremos organizar el sector es necesario cuanto antes que se constituya ya la Interprofesional de la patata con el fin de ordenar, informar y planificar la próxima campaña.

Desde la Alianza de COAG y UPA hemos mantenido una posición constructiva en la idea de crear una interprofesional que de respuesta a los problemas de los productores de patata de Castilla y León. Nunca pusimos  palos en la rueda como hizo alguna organización, con insultos, mentiras, críticas injustas y falsedades como la campaña de desprestigio que se orquestó por toda la comunidad  contra la extensión de norma, a pesar de que nadie había pedido que se pusiera en marcha. O las permanentes amenazas con recurrir ante la UE si no se constituía la Interprofesional con los criterios actuales.

La constitución de la interprofesional de la patata de Castilla y León sigue un camino legal totalmente diferente al resto de las Interprofesionales que hay constituidas en España. Ha sido un tremendo error de la Consejería de Agricultura y Ganadería, en mi opinión muy mal asesorada, el aceptar cierto “chantaje” por parte de una organización que nos mantiene bloqueados cuando en la actualidad deberíamos estar trabajando ya para la próxima campaña.

Nosotros anteponemos el interés general del sector al de la organización, y trabajamos por desbloquear la actual situación. Estamos dispuestos a modificar en su caso el estatus de representación dentro de la Interprofesional; y, si es necesario, abandonar el camino trazado por el Secretario General de la Consejería, que no está consiguiendo los objetivos planteados y solo sirve para aumentar el ego de algunos que nunca están por la negociación y solo piensan en la foto y en la crítica fácil.

Para COAG lo más secillo era haber apostado por una Interprofesional a nivel nacional; sin embargo, la lealtad hacia personas como Jesús Carrión, que ha trabajado con empeño en sacar adelante este proyecto, aguantando malas artes, faltas de respeto y algún insulto, nos hace perseverar en él. En el último año, cuando prácticamente habíamos tirado la toalla, ha sido una asociación de productores de patata de Castilla y León la que ha dado un impulso importante; para la Alianza no es un trauma que este colectivo participe con voz y voto en la Interprofesional, lo importante es el servicio que podemos dar al sector. En todo caso, sobran los que se creen imprescindibles y los que se miran el ombligo permanentemente.

La Consejera de Agricultura debe hacer valer y ejercer su autoridad, desoír los consejos que bloquean y aprovechar las sinergias que generan quienes de verdad apostamos por tener en Castilla y Leon una interprofesional de la patata que mire hacia el futuro del sector. Pese a quien pese. Lo contrario es dar pábulo a los salvapatrias.

Aurelio Pérez Sánchez, ALIANZA UPA-COAG

 

Sección: