La Interporfesional del porcino de capa blanca, Interporc, en colaboración con el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, llevará a más de 80.000 explotaciones porcinas de todo el territorio nacional el Decálogo de Buenas Prácticas de Bioseguridad (triptico_bioseguridad_porcina.pdfen explotaciones y el transporte de animales de la cabaña porcina.

La iniciativa se enmarca en el Plan de Acción elaborado por Interporc para impulsar la implementación de las medidas de bioseguridad en las explotaciones porcinas y durante el transporte de los animales, y contribuir así a una mejora del estado sanitario de la cabaña porcina, que se traducirá en una mayor competitividad del sector así como a un menor riesgo en relación a la entrada de enfermedades.

Para Interporc la bioseguridad, tanto en las explotaciones ganaderas como en el transporte de animales y productos, es uno de los pilares básicos para evitar la entrada y difusión de enfermedades en las poblaciones animales. Hay que recordar que en nuestro país hace años que contamos con legislación específica en relación a la ordenación del sector porcino donde se especifican de forma detallada los requisitos legales de bioseguridad que deben cumplirse.

Si el grado de implantación de estas medidas es irregular o insuficiente a nivel nacional, se debilita la sanidad y la competitividad de un sector ganadero como el porcino nacional que es uno de los mayores a nivel europeo y mundial.

Por otro lado, hay una serie de factores a nivel mundial que hacen que las explotaciones de porcino estén sometidas a una situación cada vez de mayor riesgo en relación a la entrada y difusión de enfermedades infectocontagiosas, como la globalización y los movimientos a larga distancia de animales y productos de origen animal. El gran volumen de movimientos nacionales, más de 588.000 movimientos de porcino en el año 2013, propios de un sector que supone el primer sector ganadero en nuestro país, lo que hace que haya un constante flujo de animales; o la existencia de zonas con una alta densidad de explotaciones en las que las medidas de bioseguridad son cruciales para poder evitar un desastre en caso de entrada de una enfermedad.

El reparto del Decálogo se reforzará con charlas y jornadas técnicas en distintos puntos de España para garantizar el acceso a la información y fomentar lo más posible el cumplimiento de las medidas de bioseguridad como una inversión clave que mejore la rentabilidad y competitividad del sector porcino español.

Sección: