Rebeca Adalia - Agronews CyL

 

 

ISABEL DEL AMO, secretaria técnica de ASUCYL (Asociación de empresarios de supermercados de Castilla y León)

 

La cadena de suministro está haciendo un gran esfuerzo para garantizar la existencia de alimentos para la población, por ello, hoy se ha puesto en valor la labor que ejerce en su día a día. Desde ASUCYL, la Asociación de empresarios de supermercados de Castilla y León que representa a las dos terceras partes de la Comunidad, nos cuenta como están desarrollando su trabajo ante la crisis del coronavirus.

 

- ¿Cómo están evolucionando las compras en el estado de confinamiento?

 

La primera semana, debido a la incertidumbre, fue una locura con la afluencia masiva de clientes. Esa semana nuestra labora consistía en informar a los consumidores de la garantía del abastecimiento. Cuando se decretó el estado de alarma, las compras se centraron en otro tipo de productos pero la demanda masiva hizo que algunos productos no se pudieran reponer a pesar de que no faltó nunca el suministro. Esta última semana la afluencia se ha visto reducida y por ello, el importe del ticket medio ha subido. Los clientes se han adaptado a un sistema nuevo de compra y se están adquiriendo productos esenciales.

 

 

- ¿Cuáles son los principales problemas que se encuentran las empresas de supermercados de Castilla y León?

 

El control de la afluencia es uno de ellos. A veces se forman colas para que podamos cumplir con la normativa y por ello se limita la entrada de clientes con un aforo determinado. También es un reto conseguir garantizar todos los suministros colocados en el punto de venta al abrir el supermercado debido a la organización y control de la logística, las compras y el aprovisionamiento.

 

- Algunos estantes de los supermercados se encuentran vacíos. ¿A qué se debe? ¿Hay dificultades para hacer llegar algunos productos al consumidor?

 

Se trata de un problema de reposición no de falta de suministro. En la primera semana de confinamiento tuvimos un importante problema de reposición. El transporte, los muelles de carga y los trabajadores son limitados y ello provocó que en esos primero días algún proveedor se desbordó pero ahora todos los productos están garantizados y toda la cadena esta trabajando a pleno pulmón.

 

- Desde Asucyl habéis publicado unas normas que enseñan al consumidor a comprar. ¿En qué consisten esos consejos?

 

Insistimos sobre todo en la importancia que tiene, ahora más que nunca, realizar una lista de la compra ordenada por el orden de los pasillos del supermercado si conocemos como están dispuestos los productos. Lo primero, porque así concentramos la compra en un día sin que se olvide ningún producto que nos obligue a volver al supermercado. Lo segundo, porque así compramos lo realmente necesario. Y lo tercero, porque así realizamos la compra más rápido y pasamos menos tiempo en el supermercado.

 

- ¿Qué medidas de seguridad han tenido que implementar las empresas de supermercados?

 

Para garantizar la seguridad en el punto de venta lo primero que se ha realizado es garantizar la seguridad de los trabajadores. Además, se han puesto a disposición guantes y mascarillas, instalado mamparas, señalizado las distancias mínimas de seguridad, controlado el aforo y realizado trabajos de limpiezas exhaustivas.

 

- El volumen de trabajo ha crecido en las superficies comerciales. ¿Ha sido necesario ampliar las plantillas?

 

Sí, y se ha ampliado en casi todas las empresas. La demanda ahora no es necesaria porque los mercados ya están estabilizados, lo único es que se han creado nuevas ocupaciones en el punto de venta como son las personas que te ofrecen los guantes a la entrada o los vigilantes que controlan el aforo.

 

 

- En general, la alimentación es uno de los sectores que funciona a pleno rendimiento durante el estado de alarma pero hay ramas en las que no está suciediendo así, como por ejemplo el consumo de cochinillo o lechazo. ¿Intentan fomentar de alguna manera el consumo de este tipo de productos?

 

Es cierto, que estos productos dependen más de la hostelería y son los que más están sufriendo. A pesar de ello, desde la semana pasada ya habido promociones en algunos de estos productos como ha sido el caso del lechazo. Pero es cierto que ahora dependen de los hábitos de consumo y es el consumidor el que decide qué producto quiere comprar ahora.

 

 

- ¿Qué balance hacen del tiempo que llevamos en estado de alarma desde ASUCYL?

 

El lado positivo de esta situación es el reconocimiento y agradecimiento que está llegando a todos los trabajadores que están expuestos al contacto con todos los clientes. Hay que ser amables con ellos porque ellos son imprescindibles en esta cadena. En estas circunstancias nosotros también queremos elogiar el trabajo de toda la cadena, tanto del comercio grande como de las pequeñas tiendas.

 

Sección: