Agronews Castilla y León

La vendimia en la provincia de Cádiz comenzó, según informe la Red de Alerta e Información Fitosanitaria de Andalucía, el pasado mes de julio con la recolección devariedades para la elaboración de vinos blancos de la Indicación Geográfica Protegida (IGP) “Vinos de la Tierra de Cádiz”. La semana pasada si inició la vendimia de la variedad predominante en la provincia, “Palomino”, en algunos pagos del Marco de Jerez, para el denominado “pie de cuba”.

Sin embargo, ha sido este lunes 19 de agosto cuando ha comenzado oficialmente la vendimia en los pagos del interior del Marco de Jerez. La vendimia en la provincia se caracteriza por un proceso gradual que comienza en los viñedos del interior y que se va extendiendo progresivamente hacia las localidades de la costa, a medida que la uva va adquiriendo el grado de madurez idóneo para su recogida. El inicio de la recolección de la uva en los pagos costeros está previsto para finales de agosto.

Como siempre, la vendimia viene condicionada por las circunstancias meteorológicas registradas durante los últimos meses, si bien este año hay que destacar lo inusual de las mismas: hemos tenido un año agrícola relativamente seco, con una pluviometría media por debajo de los 400 mm de agua de lluvia (lo habitual es 600 mm), con muy bajas precipitaciones en el invierno y primavera. Por otra parte, los vientos de levante han soplado sólo en éstas últimas semanas, siendo éste el responsable del adelanto en la vendimia de esta campaña.

Este verano está siendo uno de los más frescos de los últimos años, con temperaturas inusualmente bajas durante el mes de julio; prácticamente no hemos tenido días de levante y sí importantes blanduras o rociadas nocturnas de poniente, que han contribuido a hidratar el fruto. Las suaves temperaturas desde el momento del envero han propiciado una maduración muy lenta de la uva, lo que en algunas de las muestras tomadas en los viñedos del interior se traduce en unos niveles de acidez inusualmente altos para esta vendimia 2019. Ello representa un potencial importante en términos de calidad, que se irá confirmando a lo largo de las próximas semanas, a medida que la uva vaya entrando en los lagares de forma masiva.

El estado fitosanitario del viñedo es, en general, satisfactorio; la uva está muy sana con una muy escasa incidencia de plagas y enfermedades; tan sólo se han observado algunos episodios de araña amarilla (Tetranychus urticae) asociados a periodos de intenso calor, que se han combatido puntualmente con tratamientos focalizados; así como la alta incidencia de oídio (Uncinula necator)en algunas zonas puntuales.

Como consecuencia de todo ello, las primeras uvas que están entrando en los lagares presentan un aspecto muy sano, además de una graduación relativamente alta, por encima de 11’5º Baumé. Por lo que respecta a las primeras estimaciones de producción, todo apunta a una cosecha significativamente inferior a la del año pasado.

Tags: 

Sección: