Elena Rodríguez - Corresponsal en León - Agronews CyL

 

  • Villameca, Barrios de Luna y Riaño han llegado al nivel máximo para esta época y están desembalsando agua

  • La Junta de Castilla y León evalúa daños para ver si se solicita la declaración de zona catastrófica

'Daniel', 'Elsa' y 'Fabien', las tres borrascas que han pasado por la provincia de León, una detrás de otra, con mucha lluvia y fuertes vientos, han dejado daños aún incalculados,  pero cuantiosos para agricultores, ganaderos, ayuntamientos y vecinos. Ha llovido mucho, muchísimo, tanto que en los 40 años que lleva cerrada la presa de Riaño (León), nunca habían visto aumentar el nivel de agua embalsada como lo ha hecho en estos últimos días. Así lo reconocía el alcalde de la localidad, Fernando Moreno, autor de las fotografías que pueden ver en esta noticia, que explica que “nunca habíamos visto esta subida tan impresionante, era verlo continuamente subir y subir, el pueblo de Villafrea de la Reina, cercano a Riaño, estuvo la noche del viernes temblando, nos está superando, la gente de regadío podrá esta tranquila porque habrá agua par aburrir”.

La Confederación Hidrográfica del Duero confirma, con datos, ese incremento, en Riaño en los últimos 7 días el nivel ha aumentado en 102 hectómetros cúbicos de agua, o lo que es lo mismo un 15,5% de su capacidad en tan solo una semana. Ahora mismo acumula 609 hectómetros cúbicos, de los 651 totales. Ha llegado al límite establecido por la Comisión de Desembalse para esta época del año y por ello ha comenzado a soltar agua para mantener el espacio libre suficiente en caso de una posible nueva crecida de los ríos, si bien los parte meteorológicos no anuncian esta posibilidad a corto plazo. Ahora mismo Riaño, el mayor de los embalses que gestiona la CHD, está al 93,5 % de su capacidad, almacena 609 hectómetros cúbicos de agua de los 651 de capacidad total. El río Esla a su paso por Las Salas, situado en la salida del embalse de Riaño, está en situación de alerta, allí la tendencia de la riada es ascendente (según datos de la CHD a las 21.20 horas del 23 de diciembre) y el nivel alcanzado es de 1,90 metros, frente al 0,34 metros del 13 de diciembre de este año, lleva 125 metros cúbicos de agua por segundo y el 13 de diciembre llevaba 3,6.

Lo mismo ocurre con otros dos embalses de la provincia de León en los que también se está desembalsando agua porque el nivel no puede subir más y se abren las compuertas, de manera controlada y, de momento, sin llegar a la alarma, para mantener ese nivel de resguardo mínimo establecido en la Comisión de Desembalse de inicios de noviembre, se trata de los de Villameca y Barrios de Luna, el primero está al 89% de capacidad y el segundo al 90,2% en este caso, la salida de agua se incrementó desde el pasado 21 de diciembre cuando el nivel del río a la salida del embalse pasó de 0,50 centímetros a 1,67 metros, esta presa ha permitido, según explica la CHD en un comunicado, “laminar importantes caudales con  puntas que se han situado cerca de los 300 metros cúbicos de agua en el caso de Barrios de Luna”.  “En la misma línea que el Porma y, por  su parte, en Riaño se soportaron puntas cercanas a los 600 metros cúbicos”, añade.

 

El doble de agua que la media

Los embalses están llenos en León, ya no pueden acumular más agua, salvo el del Porma que está al 86,7% de capacidad y aún hay posibilidad de un mayor llenado antes de llegar al máximo permitido para esta época del año. Villameca, Porma, Barrios de Luna y Riaño acumulan 1.180 hectómetros cúbicos de agua, o lo que es lo mismo, están al 91,1% de su capacidad, hace un año tenían casi un 30% menos y la media de la última década los sitúa en el 44,2%, es decir, la mitad de lo que tienen en la actualidad. Son datos históricos para esta época del año, cuando hace apenas unas semanas aún la situación de sequía estaba sobre la mesa.

Zona catastrófica

Las tres borrascas consecutivas, sin tiempo para que el terreno se recupere, han afectado de manera general a toda la provincia de León, así lo ha reconocido el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Rural, Jesús Julio Carnero que, en primer lugar ha trasladado “el pesar” de la consejería al ganadero fallecido la semana pasada cuando trataba de salvar a su ganado de la crecida del río y su tractor volcó en el agua. Ahora es momento, ha asegurado de “hacer las valoraciones” y, a partir de ahí, “una vez establecidas las valoraciones, si es necesario luchar porque haya una declaración (de zona catastrófica) de esta situación” por parte de la administración correspondiente, que es la del Estado, “la Junta, a la vista de esos informes procederá a pedirla”. Ahora, añadió el consejero, “es un momento de evaluación y de colaboración entre administraciones para resolver la situación”. Además, ha aprovechado la ocasión, para destacar “el trabajo” de alcaldes y concejales en estas riadas e inundaciones, en días tan “dramáticos” y su colaboración con Protección Civil, que nos enseña “la calidad y calidez de los alcaldes y concejales”.

 

Desactivada la alerta por inundaciones

El delegado territorial de la Junta en León, Juan Martínez Majo, ha presidido la reunión del Centro de Coordinación Operativa Integrado (CECOPI) que ha decidido bajar a 0 la alerta del Plan de Protección Civil ante el Riesgo de Inundaciones en la Comunidad Autónoma de Castilla y León (INUNcyl) debido al descenso de precipitaciones previstas para los próximos días y a la desactivación de este plan a nivel autonómico .Según se explica en un comunicado, consideran que “no existe peligro personal ni material en ningún punto de la provincia por lo que se ha acordado bajar el nivel de alerta en la provincia”. Se trata del sexto encuentro mantenido en la última semana con el objetivo de evaluar las posibles incidencias causadas por la climatología adversa que, por otro lado, se irán subsanando en las próximas jornadas.

Sección: 

Provincias: