Agronews Castilla y León

La Cásida de la remolacha (Cassida vittata), recuerdan desde la Red de Alerta e Información Fitosanitario de Andalucía. es una plaga endémica del Sur de España. El adulto es un coleóptero, de forma oval y aplanado, que se caracteriza por tener el pronoto y los élitros muy desarrollados, con los bordes aplastados y recubriendo por completo el abdomen, de este modo queda protegido bajo esta cubierta; siendo todos muy parecidos entre sí. Mide entre 5 y 7 mm y es de color verde claro, con dos bandas longitudinales sobre los élitros de color verde metálico, como consecuencia del aire acumulados en ellos. Los huevos son de color amarillo claro, de forma oval alargado de 1-1,5 mm de largo, los cuales son depositados normalmente sobre la superficie de la hoja, recubiertos de una fina película transparente efectuada por la hembra al realizar la puesta. Las larvas tienen un aspecto muy característico. Son de forma oval, aplastada y de color verde, y van acumulando y transportando sus propios excrementos sobre el extremo posterior de su cuerpo, presentando una horquilla en el abdomen que realiza una misión protectora ya que es una larva muy blanda. Son muy parecidas entre sí. Las pupas no son desnudas del todo, estando cubiertas por una cutícula.

Los adultos pasan el invierno en refugios ocasionales: entre la vegetación espontánea a lo largo de zanjas, protegido en la capa superficial del suelo, etc. Éstos aparecen en el cultivo en febrero-marzo y comienzan a hacer las puestas al cabo de unos días. Los huevos son depositados de forma aislada o de dos en dos, dentro de una ooteca transparente que los protege. La puesta se realiza sobre todo en el envés y el peciolo de las hojas, donde la larva neonata se alimenta, posteriormente ésta pasa al haz donde completará su desarrollo.

A fecha de hoy, los niveles de adultos de esta plaga sobre el cultivo están siendo bajos, observándose su presencia en el 42% de las parcelas muestreadas en Cádiz, y en el 25% de las de Sevilla, con unas medias provinciales de 3,3 y 2 adultos/unidad de muestra (50 plantas), respectivamente. Se han observado ya los primeros huevos sobre el cultivo. En alguna que otra parcela se ha superado el umbral de tratamiento fijado en 100 adultos/U.M. o 50 huevos+larvas/U.M., por lo que se está realizando tratamiento insecticida para controlar a la plaga.

En los últimos años, con inviernos suaves y con menos precipitaciones de lo habitual, la salida de los adultos de esta plaga se ha ido adelantado en el tiempo, aumentando, además, sus niveles de presencia. Hasta la retirada del de la materia activa clorpirifos, la plaga se ha estado controlando adecuadamente; sin embargo, los productos fitosanitarios disponibles para su control desde entonces no han sido lo suficientemente eficaces para mantener a raya a esta plaga, por lo que sus niveles de presencia se han ido incrementando exponencialmente, sobre todo durante la campaña 2020-2021. Además, no se conocen enemigos naturales capaces de controlar las poblaciones de cásida, las cuales pudieran servir de método de control biológico alternativo a la lucha química.

Desde el año pasado, la Dirección General de Sanidad de la Producción Agraria ha autorizado de forma excepcional la comercialización y empleo de la materia activa acetamiprid, con una mayor eficacia y persistencia que las piretrinas usadas estos últimos años. Esta campaña se ha autorizado el uso de este neonicotinoide sistémico desde el 15 de febrero al 9 de junio (ambos inclusive), para el control de esta plaga, en las provincias de Cádiz y Sevilla, y una sola aplicación por ciclo de cultivo, a partir del estado fenológico “BBCH: 31-33” (10-30% suelo cubierto), y a una dosis de 0,25 Kg/ha. Cabe puntualizar que, en las parcelas tratadas con esta materia activa, está prohibido utilizar las partes aéreas de la planta de la remolacha azucarera como alimento para animales debido a la presencia de residuos. 

Acceder a la resolución de autorización excepcional de 15 de febrero de 2022 de la materia activa acetamiprid.

Acceder a la relación de sustancias activas autorizadas en producción integrada de Andalucía en el enlace adjunto.