Agronews Castilla y León

Habiendo comenzado ya la poda, es conveniente e importante, aseguran desde la Red de Información y Alerta Fitosanitaria de Andalucia, RAIF,  recordar las precauciones que se pueden tomar para intentar, en la medida de lo posible, no favorecer el desarrollo y dispersión de las enfermedadesincluidas en el complejo denominado "Hongos de madera".

Entre las medidas culturales de prevención se encuentran:

Retrasar la poda todo lo posible (en el caso de Eutipiosis (Eutypa lata)), ya que el hongo decrece hacia el final del invierno.

- No realizar la poda cuando se prevea condiciones meteorológicas adversas (lluvias o nieblas densas o persistentes). No podar después de lluvias y cuando se prevean precipitaciones en los 4 días siguientes a la poda.

- Las cepas afectadas deben podarse por separado en la medida de lo posible, procediendo a la desinfección de las herramientas de poda, entre cepa y cepa o, como mínimo, entre sanas y afectadas.

- En las cepas afectadas, cortar la parte enferma hasta llegar a la madera sana (unos 7 cm de madera sana).

Desinfectar las herramientas de poda de una planta a otra o por lo menos al final de cada lineo con una solución de hipoclorito sódico (lejía) u otro desinfectante.

Tratar las heridas de la poda con cicatrizante con producto fungicida autorizado para ello, especialmente en madera de cierto grosor.

- En aquellas parcelas que la pasada campaña hayan tenido fuerte ataque de Excoriosis (Phomopsis viticola) sería conveniente realizar un tratamiento fungicida en los estados fonológicos C/D (Punta verde/Hojas incipientes).

Estas medidas no van a erradicar el problema del todo, pero si conseguimos retrasar algo el desarrollo de estos hongos de madera en las cepas afectadas, y no contaminar las cepas colindantes.

Sección: