Rebeca Adalia - Agronews CyL

 

 

 

JAVIER ÁLVAREZ OBLANCA, Director General del Grupo Oblanca

 

Empezaron su andadura en el sector agroalimentario en el año 1958. Entonces, y aún a pequeña escala, se dedicaron al sacrificio, despiece y elaboración de productos avícolas. Han evolucionado mucho desde sus comienzos y en la actualidad el Grupo Oblanca está inmerso en un ciclo de expansión. Han traspasado las fronteras nacionales hasta llegar al mercado internacional, se han adaptado a los tiempos que corren y han fomentado la venta de productos ultracongelados y refrigerados, además de lanzar al mercado un innovador producto como es el chorizo y salchichón elaborado de forma íntegra con carne de pollo. Hablamos con Javier Álvarez Oblanca, Director General Grupo Oblanca, y cabeza visible de este grupo de alimentación multidisciplinar.

 

- Con más de cincuenta años a vuestras espaldas os habéis convertido en un referente empresarial del sector. ¿Qué ha cambiado a lo largo de estos años y qué permanece al paso del tiempo?

Todo ha cambiado mucho, incluyendo la propia industria alimentaria. Nosotros lo que hemos hecho ha sido evolucionar a través del tiempo según lo ha hecho el sector y la tecnología. Lo importante de esta evolución siempre la hemos adaptado a nuestra organización y equipo en base a las posibilidades que teníamos a nuestro alcance. Al paso del tiempo, ha permanecido el espíritu que tenemos en la empresa en cuanto el servicio de atención al mercado y al consumidor.

 

- Uno de los puntos fuertes del Grupo Oblanca es la distribución integral. ¿Cómo se llega a todos los segmentos del mercado?

Nosotros siempre hemos sido fuertes a nivel industrial con el sector avícola. Hemos fomentado el desarrollo empresarial en dicha industria. Tenemos una estructura vertical completa que se representa desde la gallina hasta la bandeja de carne que se encuentra en los lineales del supermercado. También hemos desarrollado una distribución horizontal eficiente a todos los segmentos del mercado. Hemos incorporado 1.200 productos que están presentes diariamente por toda la geografía de Castilla y León, Asturias y Galicia gracias a nuestra flota de 40 camiones.

 

- El grupo Oblanca cuenta con más de 1.200 referencias de productos. ¿Cuáles son los más demandados por el consumidor?

El producto estrella es el pollo. Tiene muchísima aceptación a todos los niveles de consumo. Es el que más se mueve. También trabajamos con una gama de productos congelados, pescados, postres, tartas, pan, verduras... El consumidor cada vez se decanta más por la adquisición de productos más elaborados y en poco tiempo nosotros nos hemos adaptado a esa demanda.

 

- Uno de los valores que define a la compañía es la gestión eficiente y sostenible de los recursos en cada uno de los eslabones de la cadena de valor. ¿Qué herramientas y/o procesos os diferencian de otras empresas?

Nuestra filosofía interna es encontrar el mejor aprovechamiento de los recursos que tenemos. Hemos implantado las nuevas tecnologías a todos los niveles de la cadena de valor. Somos una empresa 4.0 en todos los eslabones: granjas, piensos, facturación, envasados... Además, somos una empresa con desarrollo a nivel rural. Podemos presumir de contar con más de 100 explotaciones agrícolas totalmente sostenibles que fijan población en el medio rural.

 

- ¿Hay riesgos en la seguridad alimentaria en la era Covid? ¿Cómo habéis reforzado esta protección?

La seguridad alimentaria es algo que no es negociable en la industria alimentaria. Es el primer objetivo de nuestro sector y a todos los niveles. La pandemia ha trastocado la organización interna, hemos tenido que reorganizarnos. A nivel sanitario, hemos aumentado los turnos, separado las zonas de trabajo, adaptado los accesos... En definitiva, hemos aplicado un sistema muy riguroso.

 

- La calidad de vuestros productos es reconocida a nivel nacional, ¿cuáles son los datos de producción?

Producimos 18 millones de pollos a la semana, con todo lo que implica el cuidado de las gallinas. Nuestro reto es seguir avanzando por este camino. En estos momentos estamos lanzando al mercado mundial un producto de innovación como es el chorizo y salchichón al estilo de León elaborado con carne de pollo.

 

- En general, la industria alimentaria exige que se controlen exhaustivamente las importaciones que no respetan la seguridad alimentaria como exigen los cánones europeos. ¿Cómo os afecta a vosotros?

Nos afecta. La UE es la zona con mayor nivel de control y medidas normativas en materias de protección y calidad. No hay otro lugar que se le parezca. Es lamentable que en momentos como estos se importen alimentos que no cumplen con estos criterios. Por eso, hay que pedir a los consumidores que lean las etiquetas que son las que hablan del origen de los productos. El problema de control viene con los productos elaborados en los que no se puede conocer su trazabilidad.

 

- Por último, ¿qué supone para una empresa de tradición e innovación pertenecer a Vitartis?

Es el foro que tenemos en la industria agroalimentaria de Castilla y León para defender y reivindicar los problemas del sector. Vitartis agrupa a prácticamente la gran mayoría de las empresas agroalimentarias de la Comunidad. Nos dan voz en las instituciones y medios públicos.

 

 

Sección: