Agronews Castilla y León

¿Sería posible abastecer las necesidades de las explotaciones de ovino de leche en materia de inseminación artificial si esta técnica se generalizara? Esta fue otra de las cuestiones abordadas en la tertulia virtual ‘Rentabilidad en ovino: Sin inseminación artificial, nada’, organizada por el grupo operativo Reprovi.

En ella, el gerente de la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Ovino de Raza Assaf (Assafe), Fernando Freire, expresó sus deseos de que la demanda llegue a ser tan alta para que se produzca ese escenario. “Sería beneficioso para la difusión, crearía un efecto contagio entre los ganaderos, y podríamos ser más competitivos en el precio de las dosis”.

En la misma línea se posiciona Lourdes Mintegi, representante de la Confederación de Asociaciones de Criadores de Ovino de las Razas Latxa y Carranza (Confelac). “Yo también estaría muy contenta”, señaló. “En la latxa, hace ocho años, hacíamos un tercio de inseminaciones más. Llegamos a hacer 30.000 y, luego, se redujo porque también el censo de Confelac ha ido disminuyendo”. Mintegi está convencida de que “actualmente no tendríamos problemas de abastecimiento. Se limita y se centra en dos meses al año, esto requiere una mayor organización, pero ningún problema en adaptarnos. Estamos para dar servicio a los ganaderos”.

El secretario ejecutivo de la Asociación Nacional de Ganado Ovino Selecto de Raza Manchega (Agrama), Roberto Gallego, no ve viable a corto plazo el escenario planteado, pero “sería un objetivo que nos gustaría mucho llevar a cabo”.

“El hecho de que en los próximos 5 años se pudiera multiplicar por dos la disponibilidad de dosis, aunque fuera únicamente para explotaciones colaboradoras,creo que por lo menos el programa de mejora de la raza ovina manchega sería capaz de asumirlo. Todo ello con la dificultad que supone en muchos casos la estacionalidad, no está repartida de forma homogénea, pero estoy convencido de que el ganadero apostaría por la inseminación artificial”.

Tags: 

Sección: