Agronews Castilla y León

La ONG Equalia ha mantenido reuniones con todos los grupos políticos de la Asamblea de Madrid.  En estas conversaciones, Equalia ha presentado una línea de trabajo más de su campaña Huevos de Gallinas Libres de Jaulas: que se establezca el uso exclusivo de huevos provenientes de gallinas libres de jaulas en todos los comedores públicos de la Comunidad de Madrid.

Tras estas conversaciones, los grupos parlamentarios de PSOE, Unidas Podemos y Más Madrid han registrado hoy una proposición no de ley.  En ella, instan al Gobierno de la Comunidad de Madrid a la inclusión en los pliegos de condiciones técnicas de adjudicación de servicios de comedores públicos (en el ámbito educativo, sanitario y en el referente a servicios sociales) del requisito de abastecerse únicamente con huevos y/o ovoproductos provenientes de gallinas libres de jaulas.

Equalia ha mantenido reuniones a nivel institucional en otras comunidades autónomas.  Así, la Comunidad Valenciana fue la primera en presentar esta misma proposición no de ley en el Parlamento valenciano en diciembre de 2020. Y esta misma semana, quedará registrada en Baleares.

Esta iniciativa, junto a las reuniones que la ONG sigue manteniendo con empresas de la distribución para que se comprometan a dejar de vender huevos de gallinas enjauladas, busca la transición progresiva hacia un sistema de producción de huevos libre de jaulas.

En este sentido, dicha iniciativa se alinea con el Pacto Verde Europeo, eje central de la política de la UE para la sostenibilidad, y con la estrategia De la Granja a la Mesa, piedra angular de dicho Pacto, encaminada a crear un sistema alimentario justo, saludable y respetuoso con el medio ambiente.  Asimismo, la iniciativa se puede enmarcar dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas.

La producción de huevos en sistemas de jaulas tiene aún mucho protagonismo en España: El 77% de las gallinas ponedoras están alojadas en jaulas, según el último censo oficial del sector, lo que supone más de 35 millones de aves. La tendencia es a la reconversión hacia sistemas alternativos.  Actualmente, en torno al 23% de las gallinas en nuestro país se crían en sistemas sin jaulas.  Estas cifras están aún alejadas de la media europea (en torno al 50% de gallinas libres de jaulas) como es el caso de Noruega, Dinamarca, Holanda y Bélgica, entre otros, con menos del 40% de su producción enjaulada.  Otros países tienen como objetivo la prohibición de las jaulas en un futuro cercano: Alemania a partir de 2025 y República Checa a partir de 2027. Los países más avanzados en la abolición de jaulas son Suiza, Luxemburgo y Austria, donde ya no se emplean jaulas en la producción de huevos.

La falta de voluntad política para hacer cumplir las normativas de la UE supone un obstáculo en el camino hacia la prohibición de jaulas: la normativa europea de bienestar para animales destinados a consumo estipula que «la libertad de movimiento de un animal (...) no debe restringirse de forma que cause sufrimiento innecesario».  También establece que «cuando un animal está continua o regularmente confinado, se le debe proporcionar el espacio apropiado para sus necesidades psicológicas y etológicas en concordancia con la experiencia acumulada y el conocimiento científico».  Requisitos que España ha suscrito mediante su inclusión en el Real Decreto 348/2000, relativo a la protección de los animales en las explotaciones ganaderas.  En la práctica, es incongruente y no está en consonancia con los hallazgos en la ciencia del bienestar animal, que coinciden en que el confinamiento de animales en jaulas compromete seriamente su bienestar.

«Acontecimientos como el de hoy en la Asamblea de Madrid son un paso más hacia la prohibición de un sistema que vulnera el bienestar de las gallinas. Los consumidores y las consumidoras están cada día más concienciados en que el bienestar animal forma parte integral de la sostenibilidad de los productos que consumen, y optan por alternativas acordes a sus valores, incluso si esto supone un incremento en el precio, como recoge un estudio del propio sector», afirma María Villaluenga, portavoz de Equalia.

Los supermercados conocen estas inquietudes y están trabajando en ello, comprometiéndose a dejar de vender huevos de código 3 con fecha límite 2025.  Empresas importantes como E.Leclerc, Consum, Bon Preu o Supermercados BM, entre otras, han hecho público este compromiso recientemente, tras mantener reuniones con la ONG Equalia.  Pero aún queda trabajo por hacer para que esto sea unánime y supermercados como Spar, la cadena de supermercados independientes más grande del mundo, también acepten dejar de vender huevos procedentes de un sistema de producción que carece del apoyo de los principales grupos de interés civiles y empresariales.

Tags: 

Sección: