Agronews Castilla y León
  • Este estudio considera que la polinización tiene un valor anual de 2.400 millones de euros

  • En Castilla y León, como consecuencia del peso de los cereales ese dato se traduce en 60 millones de euros.

Greenpeace ha presentado recientemente el informe Alimentos bajo amenaza. Valor económico de la polinización y vulnerabilidad de la agricultura española ante el declive de las abejas y otros polinizadores en el que revela cuál es el beneficio económico de la polinización por insectos para la agricultura española y para cada una de las comunidades autónomas.

El estudio concluye que el declive actual de las abejas podría provocar una importante crisis en la agricultura española puesto que casi tres cuartas partes de los principales cultivos para consumo humano en nuestro país están amenazados ya que dependen de la polinización por insectos, valorándose esa labor que desarrollan estos animales por encima de los 2.400 millones de anuales.
Pese a su importancia, tanto para la seguridad alimentaria como para la biodiversidad, las poblaciones de los insectos polinizadores están en declive. El sector apícola español denuncia mortandades de abejas entre el 20 y el 40%, incluso superiores en algunas regiones, como Galicia, donde se acaba de informar que hasta un 56% de las colonias han desaparecido desde el año 2000.

En Castilla y León como consecuencia del peso que tienen los cereales en su agricultura, el valor anual de la polinización que realizan abejas y otros insectos se "reduce" a 60,8 millones de euros, con un ratio de vulnerabilidad de la agricultura del 2,4%. Ese dato global no puede obviar el tremendo perjuicio que la paulatina desaparición de esos animales puede acabar produciendo como son los frutos secos, esta región es la segunda productora nacional de castaños y las oleaginosas, siendo en este sector donde la polinización por insectos supuso un mayor valor económico, más de 35 millones de euros, y en los que Castilla y León es el principal productor estatal de colza y el segundo de girasol, pudiendo en estos dos grupos de cultivos producirse una merma del 40 por ciento de la producción si siguen desaparición estos insectos polinizadores.

En el sector frutícola destaca el cultivo de manzanas, entre ellas “Manzana Reineta del Bierzo” con Denominación de Origen Protegida, cerezas, peras, frambuesas (Castilla y León es el tercer productor estatal, con el 4% del total), que podrían verificar una pérdida de hasta el 90%.

Por lo que se refiere a la horticultura, la región castellanoleonesa  destaca en la producción de calabazas y calabacines, que podrían verificar una pérdida de hasta el 100% sin estos insectos. Aunque el cultivo de judías y pimientos tienen una pequeña dependencia de los insectos polinizadores, las “Alubias de la Bañeza-León”, las “Judías de El Barco de Ávila”, el “Pimiento asado del Bierzo” y el “Pimiento de Fresno-Benavente” con Indicación Geográfica Protegida por su calidad diferenciada, podrían ver reducida su producción hasta un 10% por la ausencia de estos insectos.

El 66% de los cultivos para consumo directo humano que se cultivan en esta comunidad autónoma dependen en mayor o menor medida de la polinización por insectos de ahí la importancia y la necesidad de pelear para frenar esta mortandad que se está viviendo en los últimos años.

 

 

Sección: 

Archivos adjuntos: