Agronews Castilla y León

 

  • El proyecto piloto GREENCASTANEA, liderado por la empresa gallega Hifas Foresta, busca, a través de la biotecnología, mejorar la producción de castaños de fruto, así como la rentabilidad del “souto” tradicional gallego mediante la producción conjunta, flexible y de calidad de planta, castañas y setas

El “souto” tradicional gallego es un ecosistema autóctono de gran valor tanto por la belleza del paisaje que constituye como por su rendimiento económico gracias a la demanda de castaña, un producto muy apreciado en la actualidad. Se trata por tanto de un cultivo de gran interés. Sin embargo, los métodos tradicionales de producción de castaño injertado son poco eficientes y en ocasiones no permiten cubrir la demanda o adaptarse a la misma.

Es por este motivo que surge GREENCASTANEA, un proyecto piloto cuyo principal objetivo es modernizar el cultivo y aumentar la rentabilidad del “souto”, en el cual se aplicarán técnicas biotecnológicas para desarrollar castaños injertados con clones seleccionados de variedades tradicionales IGP (Indicación Geográfica Protegida), libres de la plaga de avispilla y micorrizados con Boletus edulis.

Además de Hifas Foresta, el proyecto cuenta también con la participación de la Universidad de Vigo (a través del Grupo Agrobiotech For Health), la IXP Castaña de Galicia, Soutos Sativa y la Fundación Empresa Universidad Gallega (FEUGA). Iniciado en 2021 y con un presupuesto de 187.000 euros, GREENCASTANEA desarrollará, como resultado final, una plantación demostrativa de castaños de selección clonal, libres de avispilla y micorrizados.

El proyecto se plantea un sistema de producción de castaños más moderno mediante el cultivo in vitro y control de parámetros durante las primeras etapas de crecimiento, acortando los tiempos de desarrollo de la planta hasta su momento de injertado y adaptándose en cada ciclo productivo a la demanda de unos u otros clones. Para ello, las plantas obtenidas mediante este sistema de micropropagación se aclimataron en una cámara de cultivo diseñada para tal fin, que permite el control de variables como la luz, la temperatura o la humedad, consiguiendo así un correcto arraigo y desarrollo de los castaños.

Estas plantas obtenidas son clones portainjertos híbridos de castaño europeo y japonés resistentes a Phythophtora sp. o tinta del castaño, una enfermedad muy presente en Galicia que ha hecho desaparecer una buena parte de nuestros soutos. A estos híbridos se les injerta una fracción (púa o yema) de alguna variedad tradicional gallega de fruto, que en este caso se han recogido de árboles que muestran características superiores en producción o calidad de castaña, seleccionados por los propios productores adscritos a la IXP.