Agronews Castilla y León
  • Las asociaciones han indicado que se va a tardar un tiempo en recuperar la actividad normal, independientemente del final de la crisis y esperan que pueda arreglarse antes de que se produzcan aún más pérdidas.

El cierre patronal del sector del transporte continúa, y las grandes asociaciones de distribución, de hostelería y de alimentación del país han llevado a cabo una rueda de prensa conjunta para mostrar su preocupación compartida por la situación.

Es el décimo día de parón de los transportistas, y la solución no parece aún cercana, pese a la oferta del Gobierno de aportar 500 millones de euros al sector.

José María Bonmatí, director general de la Asociación de Fabricantes y Distribuidores (AECOC) ha asegurado que el parón ya es un “problema de estado”, y ha apelado al ejecutivo de Pedro Sánchez para que tome medidas urgentes, y “a la responsabilidad de los convocantes a terminar este paro, al que tienen todo el derecho, pero que ya está afectando gravemente a la sociedad”.

Por su parte, Agustín Herrero, director general de Cooperativas Agroalimentarias, ha incidido en el duro efecto que tiene el paro para el sector primario, en especial la ganadería: “Nuestra industria requiere funcionar cada día, y se está viendo muy afectada por la imposibilidad de transportar. Hay mucho producto perecedero que se está destruyendo, por lo que hacemos un llamamiento a que no se bloquee la economía del país”.

Mauricio García de Quevedo, director general de la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), ha puesto el foco en la acción política, y ha señalado la urgencia que tiene el Gobierno en desarrollar medidas eficaces para solventar la crisis.

Más optimismo ha transmitido Felipe Medina, secretario general de la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (ASEDAS), que ha recordado el buen funcionamiento de la cadena de logística y distribución durante situaciones complicadas como el confinamiento, Filomena o el volcán de La Palma.

Al igual que otros ponentes, Aurelio del Pino, presidente de Asociación de Cadenas Españolas de Supermercados (ACES) ha reclamado el fin del parón: “Tiene que acabar ya, todos sufrimos los costes de la subida de la energía, pero la forma de reivindicar estas demandas no la compartimos. Es un error un planteamiento como el del sector del transporte”. Aparte, del Pino ha solicitado responsabilidad también a los consumidores, ya que “forman parte del eslabón de la cadena. Las compras masivas complican aún más la gestión del problema. No va a haber problema de desabastecimiento si todos seguimos pautas de consumo normal”.

Javier Millán-Astray, vicepresidente ejecutivo de la Asociación Nacional Grandes de Empresas de Distribución (ANGED) ha resaltado la eficiencia de la cadena, pero ha añadido que si no llegan las materias primas se producirán problemas. Además, ha mostrado su pesar porque se produzcan daños en estos tiempos tan complicados

Por último, Emilio Gallego, secretario general de Hostelería de España, ha indicado que el coste de este paro aún podría crecer para todos los agentes implicados.

Las asociaciones han indicado que se va a tardar un tiempo en recuperar la actividad normal, independientemente del final de la crisis y esperan que pueda arreglarse antes de que se produzcan aún más pérdidas. Se ha señalado, por ejemplo, el problema que sufrirían las exportaciones si esto se prolonga hasta el mes de abril, porque con el Ramadán, los productos que no pueda distribuir España serán pedidos a otros países.

Aunque todavía sea complicado evaluar los daños, ninguno de los representantes ha descartado que se puedan producir ERTES en las compañías, ya que ya venían bastante golpeadas por los efectos de la guerra en Ucrania

Desde ASEDAS, aseguran que van a seguir buscando soluciones para garantizar la distribución, y aseguran que la ayuda de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad va a ser fundamental para conseguirlo. En ese mismo sentido se han pronunciado en ANGED, que piden la desconvocatoria de las acciones que impiden la libre circulación, y que cesen los piquetes que “asustan a quien quiere trabajar”.

José María Bonmatí ha añadido que le sorprende que no estén en la mesa negociación para esta crisis, pero ha asegurado que la relación de las asociaciones con el Ministerio de Transporte es fluida y continua. Respecto al problema del coste energético ha subrayado que “no puede ser que seamos sectores esenciales quienes paguemos la factura”, mientras que Emilio Gallego asegura que la fiscalidad respecto a la energía “está mal concebida en España”.

Sección: