Agronews Castilla y León

La tuberculosis es una zoonosis grave de carácter crónico que afecta a multitud de reservorios domésticos y salvajes, incluyendo el ganado caprino. Las repercusiones de esta enfermedad en el ganado caprino son tanto económicas como sanitarias. Aunque existen programas específicos de control en determinadas comunidades autónomas, en la actualidad no se dispone de un programa estatal de erradicación. Por este motivo, se inicia el proyecto ‘Herramientas para alcanzar la erradicación de la tuberculosis caprina’ (GoaTBfree), con una duración de tres años financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación y formado por tres centros de investigación líderes en epidemiología, patología, diagnóstico y vacunación contra la tuberculosis en ganado: Visavet, IRTA-CReSA y Neiker.

En general, los factores de riesgo que pueden provocar la aparición de brotes tanto en el ganado bovino como en el caprino son los movimientos de animales, infecciones residuales o el contacto con la fauna silvestre. Sin embargo, la reducción de la prevalencia de la enfermedad en el ganado caprino ha sido mucho más acelerada que en el ganado bovino. Para evaluar estas diferencias, el Centro de Vigilancia Sanitaria Veterinaria (Visavet), de la Universidad Complutense de Madrid, que también es Laboratorio Europeo de Referencia en tuberculosis bovina, aportará su conocimiento y experiencia en epidemiología de la tuberculosis animal, principalmente en la evaluación de factores de riesgo relacionados con la erradicación de la tuberculosis bovina en España, y el diagnóstico y control de la enfermedad.

Diagnosticar la enfermedad es clave para detectar estos brotes con la máxima antelación y alcanzar la erradicación de la enfermedad. No obstante, una de las dificultades que se presenta en ocasiones es que la vacunación contra la paratuberculosis, así como la exposición a otros microorganismos, pueden originar interferencias en el diagnóstico de la tuberculosis caprina y dificultar en cierto modo su erradicación. Este tipo de vacunación está permitida en cabras a diferencia del ganado bovino. Estos problemas de interferencia en el diagnóstico y de obtención de permisos son aún mayores si se trata de vacunas contra la tuberculosis. El Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario (Neiker) estudiará este problema y también desarrollará los prototipos vacunales y autovacunas que se utilizarán en el proyecto. Gracias a su experiencia en microbiología e inmunología y en el desarrollo de modelos animales, los prototipos vacunales se evaluarán en sus instalaciones de nivel de bioseguridad 3 (NBS3), primero en un modelo de cobaya y de ratón y después en cabras. El estudio se centrará en analizar el efecto de las vacunas y las interferencias que éstas pueden producir en el diagnóstico utilizando indicadores de protección y respuesta inmunológica.

La experimentación con los candidatos vacunales se llevará a cabo en el Centro de Investigación en Sanidad Animal (CReSA) del Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentaria (IRTA), que dispone también de instalaciones NBS3. El equipo tiene experiencia en patología, respuestas inmunes y vacunación especialmente en cabras y también se encargará de realizar las pruebas con los prototipos vacunales en rebaños de cabras positivas en las que también estudiará los efectos de las vacunas sobre el diagnóstico de la tuberculosis y evaluará nuevas herramientas de diagnóstico compatibles con la vacunación.

Tags: 

Sección: