Agronews Castilla y León

Mejorar el trigo harinero con herramientas genómicas es vital para acelerar el desarrollo de variedades con rasgos mejorados. Por ello, expertos en genómica del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) usaron genómica a gran escala y analizaron la validez de la selección genómica para mejorar el trigo con menos trabajo de campo y menos trabajo de laboratorio. Sus hallazgos han sido publicados en Nature Genetics. Los resultados del estudio proporcionan un recurso valioso a la comunidad del trigo para mejorar la productividad y la resistencia al estrés.

Fuente: www.fundacion-antama.org

Los investigadores informaron de las previsibilidades genómicas de 35 rasgos clave y demostraron el potencial de la selección genómica para la calidad del uso final del trigo. También realizaron un gran estudio de asociación de todo el genoma que los llevó a la identificación de varias asociaciones significativas de marcador-rasgo para 50 rasgos evaluados en el sur de Asia, África y América.

Además, desarrollaron un mapa de genotipo-fenotipo de trigo de referencia, exploraron la dinámica de la frecuencia de alelos a lo largo del tiempo y tomaron huellas dactilares de 44.624 líneas de trigo para marcadores asociados a rasgos, obteniendo más de 7.6 millones de puntos de datos. Artículo original en Nature Genetics.

OTRAS INVESTIGACIONES EN TRIGO

Estos hallazgos se suman a los últimos realizados por la Australian Plant Phenomics Facility (APPF) que identificaron tres genes que determinan el rendimiento en plantas de trigo silvestres. Los científicos austrialianos desarrollaron líneas de trigo modificado genéticamente que sobreexpresaban estos tres genes, ya sea individualmente o en combinación. El objetivo de la investigación era demostrar si modificando la expresión de alguno de estos tres genes de trigo podría conducir a mejoras en el rendimiento.

Hace unos meses también saltaba la noticia de que científicos de cuatro institutos de investigación en China habían secuenciado todo el genoma de unas semillas de trigo de 3.800 años de antigüedad extraídas de la Región Autónoma Uigur de Sinkiang descodificando la ruta de distribución de los cultivos alimentarios a China. La investigación proporcionó información detallada sobre el origen, la dispersión y el mejoramiento genético para el cultivo del trigo actual.

Otro reciente estudio realizado por científicos de la Universidad de Australia Occidental (UWA) descubrió dos enzimas que explican la sensibilidad de las plantas de trigo a los suelos salados. La investigación describe las dos enzimas del trigo que son especialmente sensibles a la sal y parecen ser el eslabón débil que conduce a la muerte de las plantas en los suelos salinos. Los investigadores también descubrieron que el trigo tiene un sistema de defensa natural que puede evitar una de las enzimas sensibles, protegiéndose parcialmente contra la sal.

Sección: