García Tejerina reclama «precaución» a la hora de valorar el acuerdo alcanzado en Francia por el sector lácteo

Agronews Castilla y León

18 de agosto de 2015

img 2794 copiar 1

En el transcurso de la reunión celebrada hoy, 18 de agosto, con los principales integrantes del sector lácteo desde la Interprofesional Láctea (INLAC) que integra a las organizaciones agrarias representantes de los ganaderos de leche, ASAJA, COAG y UPA, así como a la organización que agrupa a las industrias lácteas, Federación Nacional de Industrias Lácteas (FENIL) o los representantes de las empresas de distribución alimentaria ASEDAS, ANGED y ACES, la Ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha hecho referencia al acuerdo alcanzado en Francia en el sector lácteo.

Así, ha señalado que mientras que algunos agentes del sector lácteo francés han señalado que se ha acordado un incremento del precio de la leche hasta diciembre de 4 céntimos por kg, otros han desmentido públicamente que se haya alcanzado un acuerdo de incremento fijo del precio o de precio mínimo para la leche. Así lo han señalado expresamente y de forma pública industrias tan importantes como Lactalis o Savencia (antigua Bongrain) o la propia federación de industrias lácteas francesa.

La Ministra también ha puesto de manifiesto que el acuerdo francés es un acuerdo del sector para revalorizar la leche y los productos lácteos y no una medida del Gobierno. Se trata de un acuerdo alcanzado entre los sindicatos, las empresas transformadoras y la empresas de la gran y mediana distribución reunidos por el Ministro de Agricultura y que se ha presentado públicamente como un acuerdo del sector y en ningún momento como una medida propuesta por el Gobierno, que únicamente se ha limitado a pedir responsabilidad a todos los integrantes de la cadena e incluso a los consumidores, para sacar al sector del bache en el que se encuentra.

A lo que sí se ha comprometido el Gobierno francés es a vigilar el cumplimiento del acuerdo mediante el seguimiento del mismo por un mediador. A este respecto, ha recordado la Ministra, el mediador francés ya ha puesto de manifiesto en anteriores informes que “no tiene el poder de obligar a los operadores a actuar contra su voluntad para ponerse de acuerdo en relación con sus propuestas y particularmente respecto a la aplicación de un precio concreto fijado de antemano”.

Asimismo, el mediador ha señalado que la revalorización de los precios que se acuerde entre los agentes del sector, “solo puede ser el resultado del compromiso individual y personal de cada uno de los actores” y ha recordado la doctrina de los órganos de la competencia respecto a que «por su propia naturaleza, un acuerdo de fijación precios mínimos con el objetivo de hacerlo obligatorio para todos los agentes económicos que participan en los mercados, restringe el libre juego de la competencia en estos mercados, limitando artificialmente el margen de negociación comercial de las partes y falseando la formación de los precios”, lo que impide a los Estados miembros intervenir directa o indirectamente sobre los precios.

Por último, la Ministra ha informado que existen serias dudas respecto a la legalidad del acuerdo. Se han trasladado consultas oficialmente a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y a la Comisión Europea, para que valoren el acuerdo, tanto los aspectos relativos a la valorización del producto (que pudiera encubrir un acuerdo de precios, dadas las declaraciones de algunos dirigentes sindicales), como, particularmente, en relación con la reserva de mercado para los productos de origen francés, ya que consideramos contraria al artículo 101 del TFUE.

A este respecto, la Ministra ha informado de que la CNMC ya ha remitido su respuesta al Ministerio de Agricultura, indicando que cualquier acuerdo de fijación de precios vulnera la Ley 15/2007, de Defensa de la Competencia y el artículo 101 del Tratado de Funcionamiento de la UE.



Share This