Agronews Castilla y León

Es indudable que este será un verano difícil de olvidar. La situación vivida por la pandemia de coronavirus hace que esté siendo muy diferente a todos los anteriores. Además, las intensas olas de calor que se están viviendo está acentuando una situación de ahogo de la que podemos salir con unos alimentos que son tradicionales de esta época, como son las frutas, por favor, apostemos por la de temporada, con las que podemos jugar a mezclar frutas acidas y dulces logrando una perfecta combinación que contribuya no sólo a quitarnos la sed que el verano lleva intrínseca sino también a mejorar nuestra alimentación y con ella nuestra salud.

¿Cuáles son las frutas de verano?

Es cierto que en el mundo del siglo XXI, de la globalización, nos hemos acostumbrado a disponer en los supermercados, las grandes superficies o en la tienda de barrio todo tipo de fruta durante los 365 días del año, a unos precios más que accesibles y con una gran calidad. Sin embargo, un consejo clave es optar en cada temporada por los productos propios de la estación.

En este verano, la sandía y el melón debe ser compañeros habituales de nuestras comidas y meriendas aprovechando la cantidad de agua que nos aportan sin olvidar su capacidad como antioxidantes; la pera, con un  gran aporte de fibra, ideal para luchar contra el colesterol, estando especialmente presente en la piel por lo que es aconsejable no quitarla; otro clásico, la manzana, muy rica en vitamina C, nos ofrece, además, una gran capacidad saciante por lo que contribuye a regular nuestro sistema digestivo; otro producto, de la famosa dieta mediterránea, la uva, con fuerte aporte de potasio puede sustituir al plátano en nuestra dieta; melocotones, albaricoques, ciruelas, nectarinas… casi recogidas del árbol en este periodo; y luego nuevos pasajeros en esta dieta como el aguacate y el mango.

¿Y si los mezclamos?

Desde luego la imaginación es libre y las posibilidades de mezclas que nos ofrecen son casi infinitas. Las más ácidas son antioxidantes y son muy beneficiosas para, por ejemplo, bajar el colesterol, aquí podríamos situar la mora, el pomelo, naranja, maracuyá, piña, arándano, limón, pomelo y kiwi, entre otras.

En el apartado de las Semi-acidas, que son especialmente  ricas en proteínas podemos situar la lima, mandarina, manzana verde, frambuesa, mango, fresa, ciruela, melocotón, y el níspero, entre otras.

Finalmente, en el grupo de las dulces, que son las que tienen un mayor aporte de vitaminas A, C, E, B12 y B15, englobamos a  la banana, el plátano, melón, papaya, pera, manzana roja, granada, cereza, albaricoque, sandia, uva, chirimoya, cerezas, pera o el higo.

La primera mezcla podríamos llamarla de frutas del bosque, con fresas, frambuesas y moras, a las que podíamos unir zumo de naranja para darle un toque aún más refrescante

Otra  combinación interesante es la  manzana verde, piña y kiwi, sin olvidar otra sobre la base de plátano, melón, pera y granda, mezcla que nos va a refrescar y alimentar a la vez.

Sección: