Agronews Castilla y León

Es una de las grandes debilidades de la ganadería europea y francesa, lo que unido a una cierta conciencia de protección del medio ambiente en los países origen, ha llevado al Ministerio de Agricultura francés a aprobar el pasado 1 de diciembre un ambicioso plan que pretende duplicar en 10 años la superficie que se destina a proteínas vegetales ya sean oleaginosas (girasol, lino o colza) y leguminosas (lentejas, habas, guisantes o soja) alcanzando los 2 millones de hectáreas para lo que se aplicará un apoyo financiero de 100 millones de euros.

En caso de alcanzarse, en 2030, esas parcelas dedicadas a ese tipo de cultivos supondría el 8% de la superficie agraria útil de Francia. Aunque como fase previa se pretende ganar 300.000 hectáreas en los primeros tres años del programa, para lo que se pretende buscar estímulos de siembra para los agricultores que incluso podían llegar a incluir una ayuda asociada de la PAC destinada a estos cultivos.

Esos 100 millones tendrían diferentes destinos:

  • Los 50 primeros haría referencias a apoyos relacionados con la producción como diferentes herramientas, apoyo a instalaciones de almacenaje y distribución…
  • Otros 10 millones se dedicarían a la compra de semilla de calidad
  • Esa misma cuantía a infraestructuras relacionadas con almacenes para forrajes destinados al ganado
  • Mientras que una partida de 30 millones tendría como objetivo la investigación, especialmente sobre semilla a lo que se destinarían unos 20 millones de ese montante global.