Agronews Castilla y León

El 2 de octubre de 2018 se aprobó la ley sobre el equilibrio de las relaciones comerciales en el sector agrícola y alimentario y la alimentación saludable, sostenible y accesible para todos (la ley "Egalim"). Un año después, dejó un sabor amargo en la boca de productores. Las prácticas más problemáticas, aseguran desde Confédération paysanne, en la cadena de suministro, en particular por los supermercados, no han cambiado. 

Como predijo Confédération paysanne ni la ley ni todas las buenas promesas han aumentado los ingresos de los agricultores. El estudio de la Comisión de Investigación sobre la situación y las prácticas de las cadenas de supermercados en sus relaciones comerciales con los proveedores ha proporcionado una imagen más clara del año pasado. En este informe, los diputados reconocen que la ley que aprobaron el año pasado es ineficaz. Sin embargo, no entienden que mientras Francia importa a bajo costo (mediante la firma de acuerdos de libre comercio) los precios a los agricultores y ganaeros siguen siendo bajos, y  siempre caen bajo las restricciones de la autoridad de competencia.

El contexto del sector lácteo:

La ley Egalim generó muchas expectativas entre los productores de lácteos, que habían visto caer sus precios en la granja mientras que los precios de los distribuidores seguían aumentando. Durante muchos años, los fabricantes y distribuidores han aumentado sus márgenes, ¡incluso cuando sus proveedores, los ganaderos, están en crisis!, afirman desde el sindicato

El informe del Observatorio francés de precios y márgenes agrícolas (OFPM) al Parlamento, publicado cada año, desglosa la estructura de precios de los principales productos lácteos y proporciona información sobre las tendencias de los precios. El ejemplo de la leche UHT, que es el producto menos procesado de este sector y, por lo tanto, no se ve muy afectado por las variaciones de costos, es revelador. El precio al consumidor aumentó de 0,59 euros por litro en 2001 a  0,80 por litro en 2018, un aumento del 36% . Este aumento en los ingresos, lógicamente, se ha compartido en toda la cadena de suministro, ¡pero de tal manera que está muy sesgado hacia ciertos eslabones de la cadena! Por lo tanto, entre 2001 y 2018, los supermercados aumentaron su margen bruto en un 100% , los fabricantes en un 68% y los productores vieron caer los precios en alrededor del 12%! El período de 2014 a 2017 es particularmente revelador: el precio pagado a los productores ha caído un 41%, mientras que el margen para los fabricantes ha aumentado un 32%, y para los supermercados en un 45%.

 

Sección: