Agronews Castilla y León

Según los últimos datos de la Encuesta de Población Activa del INE, durante el tercer trimestre del año el número de parados en el sector agrario alcanza las 258.400 personas (2,46% más que en el trimestre anterior). Estos datos, aseguran desde FITAG - UGT, sitúan al sector agrario en una situación precaria respecto al resto de sectores de la economía general, algo especialmente preocupante en un trimestre en el que se desarrollan grandes campañas agrarias como son la vendimia, la aceituna y los cítricos.

La Agricultura, resta 30.900 empleos, una caída trimestral de la ocupación del 4,17%. Esta caída es además, mucho más importante en la ocupación femenina (-7,47%).

En términos interanuales, la agricultura, cuenta con 43.400 empleos más que hace un año, generando un crecimiento del 6,52%, y una caída del paro del 9,5%. Por tanto, respecto al año pasado los datos de la EPA son buenos, pero si comparamos tanto la ocupación como el desempleo con los datos del trimestre anteriores, los datos son muy negativos.

Así, los resultados de la EPA de hoy, 22 de octubre, son engañosos, en opinión de FITAG - UGT,  porque en apariencia hay una mayor ocupación, pero en realidad y a pesar de las múltiples campañas de recogida que se están desarrollando, hay menos trabajadores que en el trimestre anterior. Además los niveles de desempleo en la agricultura son más altos que los de la economía general.

Las posibles causas de este deterioro del mercado laboral pueden ser, según este sindicato, por un lado a un aumento de la economía sumergida en el campo, y a que el trabajo del campo es coyuntural, y no estructural, lo que supone una gran debilidad para el sector. También puede ser que el trabajador del campo se traslade al sector servicios, donde parece que se está generando empleo, aunque precario.

El Gobierno tiene que desarrollar un plan de empleo agrario y cumplir las directrices planteadas en la integración del REASS en el Régimen General de la Seguridad Social, que aún están pendientes, con el fin de generar empleo estable y de calidad en el sector.

Las cifras de este trimestre revelan también un incremento notable del desempleo rural femenino, aspecto que FITAG UGT ha denunciado desde el comienzo de la crisis, cuando se empezó a prescindir de las mujeres para emplear a más hombres.

Hay que trabajar para que el empleo agrario no sea estacional sino estable. El sector agrario es un sector básico para la economía general y con una gran capacidad de desarrollo. Mientras el sector agroalimentario es pionero en tecnología y es uno de los sectores con mayor mercado de exportación, el campo no termina de asentarse en este sentido, porque no es una prioridad para este Gobierno.

Sección: