Agronews Castilla y León

El secretario general de la Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT, Pedro Hojas, denuncia la doble vara de medir de las patronales agrarias y de algunos empresarios del campo por seguir considerando a los trabajadores y trabajadoras como “de segunda” negándose a dignificar sus condiciones laborales a través de la negociación colectiva, a pesar de haber sido reconocidos como “esenciales” para superar la pandemia, y de haber contribuido con su esfuerzo a incrementar las exportaciones de las empresas en un 5,4% solo en los diez primeros meses de 2020.

Pedro Hojas considera tremendamente “injusto y humillante” que en pleno siglo XXI se siga manteniendo a las trabajadoras y trabajadores agrarios sometidos a unas condiciones de trabajo precarias, con salarios de subsistencia, una temporalidad excesiva, inestabilidad laboral, y jornadas interminables, cuando estos trabajadores y trabajadoras son los mismos que han contribuido con su trabajo, y arriesgando su salud, a que 2020 haya sido un año muy positivo para las empresas del sector.

El secretario general de UGT FICA insiste en que “si los trabajadores agrarios y del manipulado han sido esenciales para que las empresas agroalimentarias hayan conseguido resultados positivos, es de justicia que estas reconozcan de una vez por todas el papel de sus trabajadores y mejoren sustancialmente sus condiciones laborales, incrementado los salarios, reduciendo las jornadas, y facilitando su conciliación laboral y familiar”.

Pedro Hojas recuerda la lucha que están manteniendo en estos días trabajadores del manipulado en Almería, del agro en Murcia o del aceite en Jaén, y exige que el reconocimiento del trabajo desarrollado por estos trabajadores tenga su fiel reflejo en una mejora “real y palpable” de sus condiciones laborales. “No es admisible que los mismos empresarios que se han negado a aplicar el Salario Mínimo Interprofesional de 2020 (950 euros mensuales) y que han presionado al gobierno “progresista” para que congele el SMI de 2021, arrogándoles en la práctica el derecho de veto, ahora estén racaneando incrementos salariales y mejoras sociales en la negociación de los convenios”.

Pedro Hojas niega y acusa a la patronal del campo de filibusterismo al afirmar sin aportar datos, que la subida del SMI de 2021 va a destruir 35.000 empleos agrarios cuando la realidad es que, durante 2020, el empleo en el campo ha crecido un 6,7% de media anual hasta el mes de noviembre, según datos oficiales del Ministerio de Empleo, es decir, 33.567 trabajadores más, entre ocupados de alta en el Sistema Especial Agrario y cotizantes del Régimen General.

Desde UGT FICA “no aceptamos que se siga dejando de lado a los trabajadores y trabajadoras agrarios” y exigimos a Pedro Sánchez y su Gobierno que cumpla su programa electoral, pasando de los discursos a los hechos, y haga realidad su promesa de “no dejar a nadie atrás”.

Tags: