Agronews Castilla y León

 

  • La Federación asegura que la  Comunidad autónoma tiene el deber de apostar fuerte por el sector forestal

  • El incendio de Zamora se ha llevado 30.000 Ha de un importante patrimonio natural y ha arrasado con cientos de empleos y oportunidades para el mundo rural

  • Es el momento para que la Administración invierta en planificación y gestión del territorio; hay que equilibrar las fuerzas entre prevención y extinción

  • La Federación lleva ya muchos años reclamando un pacto político por los montes y unos presupuestos que reserven una partida adecuada para la importancia del patrimonio natural que se custodia

El incendio desatado hace unos días en la Sierra de la Culebra, en la provincia de Zamora, ha unido voces de todos los ámbitos del sector forestal clamando una política activa para prevenir el azote del calor, la sequedad y las tormentas secas que se han llevado por delante más de 30.000 hectáreas de terreno arbolado y matorral. Entre ellas la de FAFCYLE, representante de los más de 50.000 propietarios forestales de la Comunidad Autónoma, que llevan ya muchos años reclamando un pacto político por los montes y unos presupuestos que reserven una partida adecuada a la importancia que tiene nuestro patrimonio natural.  

Unos propietarios que se sienten desprotegidos ante las inclemencias climáticas y quienes reclaman la necesidad imperiosa de que la Junta de Castilla y León vuelva su mirada hacia el sector más olvidado del mundo rural y apueste realmente por su defensa, más allá de poner parches con los medios de extinción, y por su conservación. “Conservar no es no hacer nada”, explican desde FAFCYLE. Para conservar es necesario poner en marcha un plan de gestión forestal sostenible y eso supone una labor técnica que exige tiempo y profesionales y un objetivo de aprovechamiento, esencial para que toda la maquinaria se ponga en marcha. “Lo que no se aprovecha, se abandona”. Y lo que está abandonado es pasto de las llamas. Hay que revertir la situación Ya” -exclaman-

El sector forestal es uno de los puntales en los que debe apoyarse el mundo rural. Es una fuente de riqueza y empleo. Y un medio de vida cada vez más importante para el sector turístico, con muchos ciudadanos que quieren salir de las ciudades y sentir el bienestar que proporciona el bosque. Pero un desastre natural de estas características -asegura FAFCYLE- da al traste con todas las posibilidades del sector en la zona. “Un incendio es la ruina. Es la devastación. Volver a revertir la situación serán decenas de años y no tenemos tanto tiempo”. “La sociedad debe exigir proteger la naturaleza, un patrimonio de un valor incalculable".

La Federación Regional de los propietarios forestales reclama revertir la situación actual y dotar de más recursos económicos al sector. “Apostar por la prevención significa reducir a medio plazo los gastos por extinción. Además de todos los beneficios medioambientales, económicos y sociales que proporciona el monte”. “Hay que apostar de una manera indudable por el sector forestal, aseguran. Hay que poner el sector forestal en la agenda política. Hay que lograr que todos los partidos políticos de nuestra Comunidad entiendan que el sector forestal es un diamante en bruto, un recurso que necesita veinte o treinta años en dar sus frutos, lo que va mucho más allá de una legislatura. Que lo que de verdad necesitamos es un pacto político por nuestros bosques; apostar ahora para que nuestras siguientes generaciones se beneficien de nuestra labor. Dejar nuestro legado depositado en ellos, en los que vendrán. Que mirarán hacia nosotros y sabrán que conseguimos que ellos no tuvieran que irse. Porque nos pusimos de acuerdo y apostamos por el futuro de Castilla y León”.

Sección: