Agronews Castilla y León

Durante la asambñe anual celebrada el pasado 17 de diciembre, la Asocación Nacional de Productores de Ganado Porcino (ANPROGAPOR) se hizo un balance de lo que ha sido el 2014 para el sector.

El año que ahora finaliza, en opinión de esta asociación, presenta dos mitades  totalmente diferentes y marcadas por el conflicto con Rusia. El sector porcino es el gran damnificado de las políticas de importación de productos de la Federación Rusa, ya que en menos de un año y medio ha sufrido tres varapalos importantes: ya en  2013 donde comenzaron los problemas sobre el cumplimiento de la normativa de la Unión Aduanera (Rusia, Bielorrusia y Kazajstán) que desencadenó en un cierre casi total de las plantas de porcino que estaban autorizadas para Rusia. La buena preparación y agilidad de la industria cárnica española minimizó el problema reorientando las exportaciones a otros mercados. El segundo varapalo llegó a finales de enero de 2014 con la detección de casos de PPA en países del Este de Europa que provocó que Rusia, nuevamente, y contradiciendo las normas marcadas en la OMC por la OIE, prohibiera la importación de carne y productos cárnicos de toda la UE. El tercer varapalo fue el cierre de Rusia a los productos agropecuarios de EEUU, Canadá, UE, Australia y Noruega como respuesta a las sanciones internacionales por la crisis de Ucrania.

Esas tres circunstrancias han provocado una importante caída de precios que ha hecho que en el tercer trimestre de 2014 incluso se esté vendiendo por debajo de los costes de producción

En cuanto a  los nuevos retos a los que tiene que hacer el sector. En primer lugar desde ANPROGAPOR, se señaló el papel de las interprofesionales por las que ha apostado la Asociación por entender que son una herramienta imprescindible para comunicar al consumidor las bondades de los productos, mejorar los sectores por medio de la innovación y aportar más claridad, si cabe, a la cadena por medio de las herramientas de gestión de la información. ANPROGAPOR es miembro tanto de INTERPORC (Interprofesional de Porcino de Capa Blanca) como de ASICI (Interprofesional de Cerdo Ibérico).

Bienestar animal 

No se esperan más cambios tras el esfuerzo realizado por el sector para  cumplir con la normativa de bienestar del 2013,tan solo ponerse de acuerdo a nivel de la Comisión en la forma de implementar el uso del material manipulable. Desde el punto de vista de la castración, se mantiene la iniciativa voluntaria de ponerla fin en 2018, para lo que España está muy adelantada por el tipo de producción, la buena penetración de la inmunocastración y la clara diferenciación de los productos tradicionales del resto de países.

Sanidad Animal

En este apartado, durante la citada Asamblea anual de ANPROGAPOR, se calificó este apartado de vital mantener un nivel productivo óptimo y dinamizar las exportaciones. En este sentido es importante hacer un esfuerzo extra en bioseguridad para evitar que cualquier enfermedad pueda entrar en España. Desde el punto de vista de la Enfermedad de Aujeszky, es necesario mantener la presión de vacunación, puesto que, aunque el programa de erradicación lleva buena dirección, todavía se está  lejos de poder dejar de vacunar. Hay que recordar que muchos de los destinos de exportación cerrarían sus fronteras en caso de tener focos de Aujeszky y en cambio nadie nos exige dejar de vacunar, por lo que en este punto, hay mucho que perder como sector y poco o nada que ganar.

Exportación

Esta Asociación la calificó de Imprescindible para el mantenimiento de estructura productiva española actual, por lo que toda la cadena tiene que estar orientada para poder defender y potenciar nuestros productos. Ha de estar basada en la calidad de producto, competitividad de precio y status sanitario.

Gestión de purines

El 2014 ha sido un año complicado debido al cambio en las subvenciones a las plantas de cogeneración que procesaban alrededor de 1,5 millones de toneladas de los casi 60 millones que se producen en España. Este cambio en la tarifa ha provocado su cierre creando serios problemas a un número importante de granjas que tenían su gestión de purines vinculada a la planta. La solución ha pasado a través del MAGRAMA que ha conseguido 10 millones de euros para que las CCAA afectadas puedan implementar alternativas a la gestión de purines de los ganaderos afectados.

Sección: