Agronews Castilla y León

Un nuevo estudio dirigido por Logan Kistler (Museo Nacional de Historia Natural Smithsonian, Estados Unidos) ha revelado que si bien el maíz se originó en México con la domesticación del teosinte de pasto antiguo, la trayectoria de la evolución del teosinte puede ser más compleja de lo que se pensaba. El estudio analizó los genomas de más de 100 variedades de maíz moderno y 11 plantas antiguas.

Estudio rastrea la evolución de la domesticación del maíz en América del Sur

Los investigadores descubrieron varios linajes distintos, cada uno con su propia relación única con el teosinte. Los resultados también revelaron que, aunque la domesticación del maíz comenzó con un solo grupo grande de genes en México, el grano se llevó a otro lugar antes de que se completara el proceso de domesticación. Según el estudio, hubo una gran ola de movimientos de teosinte de México a América del Sur, donde el maíz domesticado aterrizó en el suroeste del Amazonas, un punto de acceso para la domesticación de otras plantas, como el arroz, la calabaza y la yuca.

Kistler explica que es posible, aunque no seguro, que el maíz en esta nueva ubicación evolucionara más rápidamente que en Mexico. Después de su cultivo en el suroeste del Amazonas durante varios miles de años, el maíz se trasladó al este del Amazonas. Los investigadores también descubrieron que el maíz moderno de los Andes y el suroeste de la Amazonia está estrechamente relacionado con el maíz cultivado en el este de Brasil, que apunta a otro movimiento hacia el este.

Jeffrey Ross-Ibarra, científico de plantas estadounidense de la Universidad de California Davis, dijo que el trabajo del equipo muestra cómo el maíz continuó evolucionando después de llegar a América del Sur. “Si bien no es una segunda domesticación en sí, sí destaca que el maíz sudamericano ha sufrido una considerable adaptación de forma independiente a la del maíz en México”, agregó.

[FUENTE: Smithsonian]

Sección: