Agronews Castilla y León

 

  • El momento del destete en los terneros es clave para obtener unos buenos resultados productivos. En este reportaje, Eva Rodríguez Ribeiro, jefe de producto de rumiantes de carne en De Heus, aborda cuáles son las mejores estrategias nutricionales y de manejo desde las primeras semanas de vida, y explica en qué consiste el plan Kovital® y sus nuevos lactoreemplazantes Bacilactol Absolut® y Benefit®.

Conscientes de la importancia de una estrategia nutricional eficaz y de calidad desde el inicio, De Heus ha diseñado la gama de productos Kovital® compuesta por once piensos formulados en función del tipo genético de los terneros, para conseguir que expresen todo su potencial productivo. A ellos se suman dos lactoreemplazantes, Bacilactol Absolut® y Benefit®, que completan el programa de alimentación para abarcar el cebo desde las primeras semanas de vida de los terneros.

“En la primera etapa hasta el destete, el plan Kovital® ofrece una transición de la alimentación líquida a la alimentación sólida de forma fácil y segura, para después, durante la fase de crecimiento obtener unos terneros con buena conformación, redondos y saludables y con menor índice de morbilidad y mortalidad”, indica Eva Rodríguez jefe de producto de rumiantes de carne en De Heus.

Los dos lactoreemplanzantes del Plan Kovital® han sido desarrollados específicamente para los dos primeros meses de vida de los terneros, de forma que su administración se realice de forma combinada con dos concentrados: Kovital Iniciación® y Kovital Arranque®, con los que se incentiva el máximo desarrollo de las paredes y las papilas ruminales durante la lactancia mediante el consumo de piensos.

Estrategia nutricional desde el primer día

Desde el punto de vista digestivo, un ternero se comporta como un animal monogástrico hasta la tercera semana de vida, por lo que su crecimiento depende principalmente de los nutrientes proporcionados por la leche. “Hasta ese momento, el abomaso junto con el intestino es el principal compartimento del tracto digestivo, mientras que el retículo-rumen apenas presenta actividad fermentativa. A partir de la cuarta semana, el rumen comienza a tener una actividad digestiva más importante y el abomaso va perdiendo relevancia hasta alcanzar las ocho semanas de edad.”

“Es importante que el proceso de formación del coágulo sea rápido para favorecer la digestión y un buen ritmo de vaciado abomasal. De esta forma evitaremos problemas digestivos. Por otro lado, el incremento de la población bacteriana del retículo-rumen así como la fermentación ruminal irá aumentando gradualmente por la ingesta de pienso. Un buen programa de alimentación nos permitirá destetar terneros sanos y bien desarrollados”, indica Eva Rodríguez.

“Nuestra estrategia de alimentación es potenciar el máximo consumo de leche durante el primer mes y medio de vida para posteriormente disminuirlo gradualmente favoreciendo el consumo de alimento sólido. De esta forma, conseguimos el máximo desarrollo ruminal. De ahí en adelante, la alimentación de los terneros hasta su destete consistirá en una mezcla de alimentación líquida combinada con pienso prestarter y paja picada. Los piensos Kovital® se han formulado específicamente para adaptar el rumen de forma gradual al consumo de pienso. Para ello es clave nuestro sistema de formulación SFOS® con el que garantizamos la sincronización de la degradación del alimento en el rumen y se favorece el funcionamiento óptimo del mismo evitando incidencias digestivas”.

 

Lactorremplanzantes de alta calidad

La elección y combinación correcta de las materias primas del sustitutivo lácteo son esenciales para su éxito en granja. “Bacilactol Benefit® y Absolut® están formulados en base a materias primas de alta calidad con un contenido nutricional adaptado a los requerimientos de los terneros mamones. “Hemos incorporado un alto contenido de leche en polvo como fuente de proteína, así como aceite de coco y aceite de palma en la composición, ácidos grasos de cadena media con una digestibilidad más alta en terneros jóvenes que otro tipo de grasas. Además, estos ácidos grasos presentan propiedades antibacterianas a nivel intestinal, lo que fortalece el sistema inmune de los terneros, con lo que favorecemos la ganancia de peso desde el principio gracias a la disposición de nutrientes y a la elevada digestibilidad”, argumenta la experta.

El proceso de producción de las leches maternizadas influye en el rendimiento productivo de los terneros lactantes. “Para la fabricación de Bacilactol Absolut® y Bacilactol Benefit® aplicamos la tecnología Spray Cooling con la que se obtiene un lactoreemplazante con una estructura altamente homogénea, con mayor digestibilidad de la grasa y que mantiene todas las propiedades de las proteínas. Gracias a estas propiedades los terneros mamones absorben de forma simultánea las proteínas y grasas para cubrir sus requerimientos nutritivos, obteniendo un elevado rendimiento productivo: mayor ingesta de alimento, mayor ganancia media diaria y mayor peso vivo al destete”.

Además, Eva Rodríguez insiste en la importancia de prestar “especial atención a la preparación del lactoreemplazante, tanto en la cantidad utilizada como en la temperatura de preparación y de suministro a los terneros”. “La dosificación del lactoreemplazante a bajas concentraciones implica desnutrición en los terneros ya que no cubriremos sus requerimientos energéticos y proteicos, penalizando su ganancia de peso. Por lo contrario, altas concentraciones del sustitutivo lácteo, puede provocar problemas digestivos por la disminución de la velocidad de vaciado del abomaso”.

 

Recomendaciones de manejo

La higiene es fundamental, por lo que Eva Rodríguez no deja de señalar las reglas básicas que deben acompañar a los cuidados diarios y que complementan la estrategia nutricional. “Es necesario limpiar a fondo y regularmente cualquier material que entre en contacto con la leche (cubo, tetina, etc.) para prevenir incidencias en la salud de los terneros como las diarreas. Debemos también controlar diariamente las heces ya que son un indicativo de buena salud de los terneros”.

“En cuanto a las instalaciones, recomendamos alojar a los terneros individualmente durante los primeros días del período de alimentación con leche. Recordemos que los terneros deben tener concentrado a libre disposición desde el primer día, renovándolo diariamente para mantenerlo fresco y favorecer su consumo, junto con paja picada y agua limpia y fresca. Cuando se pasen a corrales colectivos, buscaremos que los grupos de terneros sean lo más homogéneos posible para evitar competencia y asegurarnos la ingesta de alimento de los teneros más jóvenes”.

 

Conclusión:

“Un ternero bien alimentado mejora su función inmune y reduce el riesgo de padecer enfermedades. Ofreciendo una alimentación equilibrada y de precisión logramos aumentar su grado de bienestar, mejorar sus rendimientos productivos y optimizar los costes de producción”.