José Ignacio Falces Yoldi - Agronews CyL

La campaña de remolacha 2019/2020, por lo que a entregas se refiere ha finalizado en Castilla y León hace unos días cuando la molturadora de Azucarera en La Bañeza ha cerrado sus puertas. Es un buen momento para entrevistar a Juan Luis Rivero, Consejero Delegado de Azucarera para conocer su valoración sobre la campaña recientemente finalizada, la sementera y contratación de la próxima o la situación mundial del mercado del azúcar.

 

En pleno estallido de la pandemia por coronavirus se han encontrado con la fábrica de La Bañeza en pleno funcionamiento ¿Qué medidas han tomado en general en todas sus plantas?

Precisamente cerramos esta semana la campaña en la fábrica de La Bañeza con unos resultados óptimos y una duración de 44 días, con una molturación de 330.000 toneladas de remolacha líquida y una polarización media de 17,35 grados. Una parte de la campaña la hemos desarrollado bajo el estado de alarma decretado por el Gobierno de España, pero desde el minuto cero hemos reforzado todas las normas de seguridad para garantizar la salud a todos nuestros trabajadores y proveedores, que es lo que más nos importa; y, en segundo lugar, como industria esencial, con el compromiso y la responsabilidad de garantizar también el abastecimiento alimentario a la población. En todas las plantas de Azucarera hemos implementado ese refuerzo, conforme a las medidas dictadas por las autoridades sanitarias, lo que ha permitido la finalización de la campaña en La Bañeza y el mantenimiento de las otras fábricas en las tareas que garantizan el suministro.

¿Cómo marcha la contratación? ¿A qué ritmo van las siembras?

Tanto la siembra como la contratación en la zona norte discurren de forma satisfactoria para agricultores e industria. Estamos confiados en alcanzar las 12.000 hectáreas contratadas al final del mes de abril, lo que supone un 20% más que la campaña pasada y confirma no sólo el buen ritmo, sino lo que están diciendo los expertos y nosotros mismos, que el cultivo de la remolacha es un cultivo seguro, viable y rentable y, desde el punto de vista agronómico, el mejor cultivo para la alternancia de siembra en el campo y con claras ventajas medioambientales. A ese número de hectáreas también sumaremos otras cerca de 8.000 ya contratadas en el sur.

El cambio de modelo de contratación ha supuesto un cambio cultural. Nos adaptaremos paulatinamente, tanto los agricultores como la industria. Confiamos en tener crecimientos del 20% anual.

 

Siguen llegando buenas noticias del precio del azúcar. El tiempo les está dando la razón a su nuevo modelo de contratación.

Lo venimos diciendo desde hace tiempo, el precio del azúcar en Europa lleva semanas con una tendencia al alza. Los analistas coinciden en que seguirá creciendo, porque, entre otros factores, se prevé un déficit mundial de azúcar por bajas cosechas en grandes productores asiáticos, y lo que es más trascendente para nosotros, déficit en Europa. Esa tendencia y el modelo de contratación de Azucarera representan ante todo una garantía para el agricultor, aportando seguridad al campo. Acabamos de anunciar que en el mes de abril vamos a efectuar el abono del complemento de 1,8 euros por tonelada entregada en la campaña 19/20 en las fábricas de Miranda de Ebro y de Toro y lo mismo vamos a hacer en mayo en relación con la fábrica de La Bañeza. Todo lo que esté en nuestra mano para favorecer la liquidez del sector primario y eliminar incertidumbre a aquellos agricultores que continúen sembrando con Azucarera durante los próximos dos años, percibirán un complemento de 2,25 euros por tonelada entregada en la campaña 19/20, y que se abonará en junio de este año. Consideramos que nuestro modelo se ajusta a los indicadores del mercado, a la necesaria rentabilidad de los agricultores y a la viabilidad y sostenibilidad del sector.

El modelo pone en valor la labor de nuestros técnicos en asesoramiento, asegurar el éxito agronómico, apoyo en agricultura de precisión y garantizar un dinamismo en arranques y transporte a fábrica de forma que no perdamos sacarosa.

 

Las nuevas tecnologías están siendo una herramienta clave en la rentabilidad del sector agrario ¿En qué proyectos trabaja en la actualidad Azucarera?

Desde Azucarera, en colaboración con Agroteo y Aimcra, impulsamos la aplicación de las nuevas tecnologías para hacer más rentable el número de toneladas por hectárea, superando en algunos casos las 110 toneladas por hectárea. Desde Azucarera, estamos absolutamente convencidos de la necesidad de aplicar agricultura de precisión, el uso de drones, la ayuda a los agricultores para la elección de semillas y abonos, con un apoyo continuo y personalizado hacia cada agricultor. Hablamos de una agricultura de precisión específica para el cultivo de la remolacha, poniendo al servicio de los agricultores herramientas de teledetección vía imagen satelital, con mapas actualizados del cultivo y con análisis rigurosos del estrés hídrico y del vigor vegetativo del cultivo. Y todo ello de manera gratuita para quienes contratan con Azucarera.

Además, Aimcra focalizará el trabajo de los próximos dos años en tres proyectos prioritarios denominados +Innovación y cuyo objetivo es combatir la cercospora; +Rentabilidad, con el fin reducir el coste del riego y disminuir el abonado y los herbicidas; y +Protección, para sustituir los insecticidas neonicotinoides y estudiar nuevas variedades, todo ello con el objetivo de hacer la remolacha más rentable y productiva a sus socios remolacheros contratantes con Azucarera.

  

¿Qué pasa con el Acuerdo Marco Interprofesional? ¿Han abierto negociaciones con las OPAs? ¿Van a prorrogar el actual o negociarán uno nuevo?

Seguimos sujetos al AMI anterior. Hemos presentado a las Organizaciones Profesionales Agrarias posibles mejoras de funcionamiento que creemos que debe recoger el nuevo AMI. Estas modificaciones han venido directamente de los agricultores a través de una encuesta que hemos realizado. Son mejoras relativas a la posibilidad de aplicar un descuento fijo a quien lo solicite, y a flexibilizar los modelos de contratación de forma que podamos adaptarnos mejor a las distintas necesidades de los agricultores. Estamos a la espera de respuesta por parte de las organizaciones agrarias.

Sección: