Agronews Castilla y León

En el mundo hay 198 países consumidores de aceite de oliva, de los cuales sólo 66 son productores, según recoge Consultores Juan Vilar en un reciente informe.

Los países consumidores se clasifican en tres grandes grupos: a. Grandes productores. B. Pequeños productores; y c. No productores.

Dentro de la categoría de países pequeños productores, destacan USA y Brasil. Donde USA es el mayor consumidor de aceite de oliva del mundo dentro de su categoría.

Estados Unidos ocupa el puesto décimo octavo en superficie de olivar cultivado respecto al resto de países productores, que en la actualidad suman 66. Es el segundo país productor de América, precedido por Argentina. Representa el 0,75% de la superficie de olivar mundial, con 88.000 hectáreas ocupadas por dicho cultivo.

Las principales plantaciones de olivar se localizan en la costa suroeste del país, principalmente en los valles de California donde está presente un clima mediterráneo.

El 99% del aceite de oliva se produce en el estado de California. Se produce en los valles de San Joaquín y Sacramento, son plantaciones muy densas y las más productivas. El 1% restante se produce en los estados de Texas, Georgia, Florida, Arizona y Hawái.

El tipo de olivar estadounidense es en su totalidad moderno, siendo olivar moderno en copa el 31,4% y el 67,6% olivar moderno en seto. Con el fin de abaratar los costes de mano de obra y  agilizar los tiempos  de recolección, la producción tiende a ser totalmente tecnificada lo que garantiza una excelente eficiencia en la recolección. El 79,5% del olivar se cultiva en régimen hídrico de secano y el restante 20,5% en régimen hídrico de regadío.

Los olivares se distribuyen en 1.289 parcelas, con una superficie media por parcela de 68,25 ha. Las principales variedades cultivadas son Mission, Arbequina, Arbosana y Koroneiki.

El 63,5% de la superficie de olivar se destina a la producción de aceite, mientras que el 36,5% restante se destina a aceitunas de mesa.

En cuanto a la productividad de las plantaciones, se produce 1,847 toneladas de aceitunas de mesa por hectárea y se obtienen en torno a 0,286 toneladas de aceite oliva por hectárea con  un rendimiento medio del 16%.

Del total de aceite de oliva  producido, el 90% es aceite de oliva virgen y virgen extra, y el restante 10% aceite de oliva virgen lampante.

La industria oleícola estadounidense cuenta con 70 almazaras y 44 entamadoras. De las 70 almazaras, 45 están ubicadas en California.

Actualmente, el sector de la aceituna genera aproximadamente 108 millones de euros anuales y aporta más de 2,22 millones de jornadas laborales reales, lo que se traduce en 9,75 mil puestos de trabajo permanentes.

En el ámbito del consumo, Estados Unidos es el mercado que demanda mayor cantidad de aceite y aceitunas de mesa del mundo. Es el tercer mayor consumidor de aceites de oliva, precedido de Italia y España. Sus principales vendedores son España, Italia, Túnez, Turquía y Argentina, de los que importa 340 mil toneladas  de aceites de oliva de media.

Dos terceras partes del aceite de oliva consumido se destina al consumo humano y el tercio restante a  uso industrial.

Estados Unidos es el principal mercado consumidor de aceite de oliva fuera de la Unión Europea, con 330 mil toneladas de aceite de oliva, lo que representa el 3,2% del total de aceites y grasas consumidos en el país. El consumo per cápita de aceites de oliva es de un litro por persona y  año, bastante  superior a la  media mundial, que se sitúa en 0,45 litros por persona y año.

No obstante, el consumo de aceite de oliva es inferior al consumo de aceite vegetal y al de canola. Los mercados donde el consumo de aceite de oliva es mayor son Boston, Nueva York y Miami.

Los mayores consumidores son las personas con un nivel de formación secundaria o universitaria (79%), renta media y de edad superior a 49 años, siendo los mayores consumidores los mayores de 65 años, que representan el 42% del total de aceites de oliva consumidos, seguidos de la franja  de edad entre 50 y 65  años (35%), mayoritariamente hombres (51%). Las familias de mediana edad con hijos son los que mayor cantidad de aceites de  oliva consumen, representan el 28% del total de consumo frente a las parejas jóvenes sin hijos que consumen un 9%.

El tipo de aceite más consumido por los estadounidenses es el aceite de oliva (46%), seguido del aceite de oliva virgen extra (36%). El aceite de oliva para los estadounidenses es un producto gourmet, es por ello que el 67% del aceite de oliva consumido lo es en crudo y el restante 33% se utiliza para freír, asar o cocinar.

Por último, y superando la media mundial, la mayor parte del aceite de oliva se consume en los hogares (89%) y tan sólo el 11% fuera del hogar. De este 11% de consumo fuera del hogar, el 25% es consumido por la industria conservera y otro 25%  en la hostelería, en el sector educativo se consume un 20% y el restante 30% se consume en hoteles e industrias de transformación.

Los lugares donde los adquieren son supermercados e hipermercados (69%), el 22% de las compras de aceite de oliva las realizan directamente en la almazara, envasadoras u otros puntos de venta. La venta por internet no representa un porcentaje elevado, tan sólo el 6% de las compras de aceites de oliva se realizan por este medio.

Los consumidores estadounidenses año tras año toman conciencia sobre la importancia de conocer y elegir alimentos más sanos que contribuyan a una vida con  menor incidencia de enfermedades, como es el caso  del aceite de oliva.

Sección: