José Ignacio Falces Yoldi - Agronews CyL

Recientemente el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha publicado la encuesta ganadera referida a mayo de 2020 donde se ponen en evidencia que, en el último año, el censo ha caído en 2.670 animales menos hasta los 810.204, mientras que en relación a 2016 se produce una disminución de 17.237 cabezas desde las 827.441 que reflejaban las estadísticas en ese momento.

2020

Por lo que se refiere a 2020, el censo muestra la disminución ya comentada de 2.670 pasando desde las 812.874 del año anterior a las 810.204 actuales.

Galicia se mantiene como la región con más animales dedicados a esta actividad con un total de 342.892 que son 2.831 más que las cuantificadas en la campaña previa. La Coruña concentran 145.637 animales ganando 1.127 en el último año y Lugo que en el último año ha visto como el censo subía en 1.452 vacas hasta un total de 155.566.

En el apartado positivo destaca la situación de Castilla La Mancha que ve incrementar su censo en 3.595 cabezas hasta sumar un total de 27.912 lo que supone una significativa subida de casi el 15% en el último año. Toledo es la provincia que más crece con un aumento de 2.656 cabezas para un conjunto total de 27.912. Suma también 407 animales Andalucía en el último año hasta las 60.948 cabezas.

El resto de las regiones productoras presentan bajadas aunque de distinta índole. Sobresale la reducción del censo en Cataluña que, en un año, ha perdido 6.492 cabezas, perdiendo casi un 9% de la cabaña de 2019 hasta las 67.439 cabezas. Cantabria pierde 1.756 vacas dedicadas a la producción láctea aunque aún mantiene 49.594; 1.425 el País Vasco que mantiene un censo de 17.128 animales; en Castilla y León la merma es de 775 cabezas cuantificando en la actualidad un total de 93.039 vacas lecheras y cierras esta relación de descensos Asturias con una disminución de 426 cabezas aunque pastas en aquellas tierras 66.640.

2016

Si la comparativa se realiza con 2016, el censo en España ha caído en más de un 2% pasando de las 827.441 vacas de esa fecha a las 810.204 actuales, perdiendo 17.237.

Aquí destacar que sólo las dos Castillas y Andalucía se mantienen al alza en ese periodo. Castilla y León sube, apenas 365 cabezas más desde las 92.674 iniciales, destacando el caso de Burgos donde el censo cae casi en un 20% perdiendo 1.081 cabezas hasta las 4.526 que se ordeñan en la actualidad mientras que Ávila ve como su cabaña se incrementa casi en un 8%, sube 898 vacas, hasta registrar 12.604; mientras que en Castilla La Mancha la subida es de casi el 13% en apenas cuatro años con 3.206 vacas más desde las 24.766 iniciales.

En el caso andaluz se aprecia un ascenso del 6,11% en el censo con 3.510 vacas más desde 2016 partiendo de 57.938 animales. Córdoba es la que concentra buena parte de ese incremento con 4.021 cabezas más partiendo de 38.555.

El resto de las regiones marcan cifras a la baja. Galicia pierde 6.123 animales desde las 349.015 iniciales a los 342.892 actuales; Asturias baja en 6.584 cabezas, lo que supone el 9% del total, partiendo de 72.798 animales dedicados al ordeño; tanto Cantabria como el País Vasco viven bajadas similares los primeros de 2.279 animales lo que hace que pase de 19.907 cabezas en 2016 a las 17,128 actuales, mientras que los ganaderos cántabros han visto como la cabaña regional se reducía en casi un 4%, 2.048 vacas menos, partiendo de una cifra inicial de 51.642.

Sin embargo la mayor disminución se aprecia en Cataluña con una disminución de casi el 11% de la cabaña que baja 8.297 cabezas desde las 75.736 a las 67439 actuales.

Tags: 

Sección: