José Ignacio Falces Yoldi - Agronews CyL

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha publicado la  Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivos en España (ESYRCE) de 2018 en la que se muestra que, en España, hay 3,7 millones de hectáreas de regadío, lo que representan un 22,18% del total de las superficies cultivadas

Ese dato supone un incremento del 1% en relación a 2017 y del 3,25% en relación a 2016

Andalucía lidera ese ranking con un total de 1.102.144 hectáreas, casi un tercio del total, y cifra que supone el 31% de las tierras cultivadas en esa región. Le sigue Castilla La Mancha con 553.969 hectáreas, el 14,33% del global regional; Castilla y León 448.680 has que representan el 12,6% del conjunto y Aragón con 408.996 hectáreas que suman el 22,84% del total

Los diferentes tipos de regadío analizados son los siguientes:

  • Riego por superficie o gravedad. Se caracteriza por el reparto de agua en la superficie de la parcela aprovechando la fuerza de la gravedad. El agua utiliza dicha superficie como sistema de distribución. Son modalidades de este tipo de riego el riego a manta, en surcos, alcorques, etc. La canalización de la acometida del agua hasta la parcela es fija.
  • Riego por aspersión. Se caracteriza por la distribución del agua mediante tuberías a alta presión hasta los mecanismos de aspersión. Este sistema de distribución suele ser de carácter fijo, siendo, generalmente, completo el recubrimiento de la parcela, o portátil, efectuándose el riego de la parcela por sectores.
  • Riego de tipo automotriz. Se caracteriza por la distribución del agua mediante tuberías a alta presión hasta los mecanismos de aspersión que se desplazan de forma autónoma. Se incluyen en esta modalidad los sistemas basados en mecanismos tipo pívot y automotrices. La diferencia con el tipo fijo radica en la movilidad del aspersor.
  • Riego localizado. Puede ser por goteo, en este caso el agua se distribuye en el suelo a través de orificios emisores o goteros. Suele tener un carácter fijo, pudiendo estar enterrado el sistema principal de distribución. Se incluye en este tipo la microaspersión y similares.

Más del 52% del total del regadío españoles es calificado como “localizado”, alcanzando las 1.988.525 hectáreas, seguido del “riego por gravedad” con 908.075 has que son el 24% del global; el “riego por aspersión” que supone casi el 15% del total al sumar 560.177 has y, finalmente, el “automotriz” que ocupa 317.509 hectáreas, el 8,41% del total que se riega.

LOCALIZADO

Andalucía lidera este tipo de riego con el 42% del total al sumar 1.102.144 hectáreas, seguida de Castilla La Mancha con 346.820 has que son el 17,44% del total; la Comunitat Valenciana con 206.800 hectáreas que supone el 10,4% del total y Murcia que sumando 163.603 hectáreas que son el 8,23% del total de parcelas que en España usan este tipo de riego.

GRAVEDAD

Aunque va perdiendo peso, todavía reúne 908.075 hectáreas. El 20,3% de ellas se concentran en Aragón con 184.430 has; seguida de Andalucía con el 18,71% al contar con 169.875 has; Cataluña con el 13,73% reuniendo 124.637 has y, finalmente, Castilla y León que aglutina 116.086 hectáreas que son el 12,78% del total nacional.

ASPERSION

Es Castilla y León la región que domina este apartado con el 27,7% del total al “ocupar” 155.187 hectáreas; le sigue Aragón con el 21,55% hasta llegar a las 120.732 hectáreas; Castilla La Mancha con el 18,11% hasta las 101.436 has y Andalucía con el 11,79% hasta las 66.057 has.

AUTOMOTRIZ

Tres regiones monopolizan este apartado. Castilla y León con el 46,85% del total nacional al sumar 148.754 hectáreas; Castilla La Mancha con el 25,95% hasta las 82.400 has y Aragón con el 11,17% al aglutinar 35.460 hectáreas

Sección: