José Ignacio Falces Yoldi - Agronews CyL

Es una de las voces más prestigiosas del mundo de los economistas agrarios, apoyado en gran medida en su experiencia como funcionario en Bruselas donde ha desarrollado importantes cargos en las autoridades agrarias comunitarias, hablamos de Tomás García Azcárate , ingeniero agrónomo, con el que AgroNews se ha puesto al habla para conocer la situación actual que vive el sector agrario ante la pandemia por coronavirus así como su opinión ante la próxima negociación de la reforma de la Política Agraria Común.

 

AgroNews: La desgraciada crisis del coronavirus ¿Ha servido para poner en valor el trabajo de agricultores y ganaderos?

Tomás García Azcárate: Esa situación es así, el propio Estado ha tenido que definir qué es esencial y qué no, y la agricultura y la ganadería se han incluido, lógicamente, en ese grupo como el conjunto de las actividades relacionadas con la alimentación. Además, el conjunto de la opinión pública se ha dada cuenta de que la globalización que habíamos hecho, casi sin límites, nos ha llevado a una fragilidad que se ha puesto en evidencia al descubrir que hay actividades y producciones de las que no se puede depender del extranjero, ya sea a nivel nacional o europeo, se debe mejorar la capacidad de reacción, por ejemplo en temas como las mascarillas, y eso también beneficia a la agricultura y la ganadería. Una parte de los habitantes de las ciudades, más que el conjunto de la sociedad civil , que ya lo sabía, han descubierto el trabajo esencial de agricultores y ganaderos.

 

AgroNews:  En esta crisis, el conjunto de la cadena alimentaria ha demostrado toda su potencia, asegurando el suministro de productos.

Tomás García Azcárate:  Eso es evidente, la distribución, junto con la industria ha dado una gran respuesta. La Distribución lo ha realizado en dos planos diferentes, la que podíamos ser “clásica”, sinceramente creo que se ha “puesto las pilas” y se ha dado cuenta que debía cuidar a los agricultores y ganaderos que le suministran, se ha creado un nuevo ambiente, se ha mejorado y la propia Distribución ha sido capaz de absorber parte de las producciones que tradicionalmente se iban al canal HORECA  y que ahora esta cerrado.

Por otro lado, hay una nueva distribución que se centra en la venta online, en los circuitos cortos, de compra directa a los productores a través de cestas, por ejemplo, que también esta dando una buena respuesta a la situación, así, por ejemplo, los agricultores y ganaderos ecológicos  que no han podido sacar sus producciones y que están tratando de darlas salida con estos métodos

 

AgroNews: Igual que la crisis ha evidenciado la capacidad del sector agrario, también ha mostrado una de sus carencias, la necesidad de 75.000 temporeros que no se pueden cubrir con mano de obra autóctona

Tomás García Azcárate: Es un problema general en Europa pero también en Estados Unidos donde Trump ha anunciado que no va a pedir los “papeles” a los inmigrantes ilegales para trabajar en el campo. Es evidente que Europa necesita de los migrantes para funcionar, de hecho son parte de  la solución del problema que tenemos ahora mismo.

Esa falta de mano de obra no tiene fácil solución con las restricciones al movimiento que ahí en la actualidad y más cuando no sabemos quién tiene la infección y quién no… Quizás haya que autorizar que los temporeros que ahora están en Huelva puedan moverse a otras zonas… siempre que no estén con la enfermedad.

 

AgroNews: ¿Qué va a pasar con la reforma de la PAC que se estaba negociando?

Tomás García Azcárate: La situación actual va a llevar a una vuelta de la negociación a la casilla de salida. Se estaban negociando las perspectivas financieras 2020-2027, debatiendo si aportar el 1 o el 1,3% del PIB de cada Estados a los presupuestos de la UE, pero ahora todo eso ha dado un vuelco, no se conoce ya como quedará el Productos Interior Bruto de cada país y cuando se recuperarán… pero parece evidente que habrá menos dinero para la Política Agraria Común.

Los políticos van a tener que escoger, fondos de la PAC para todos, mantener el estatus actual es perjudicar a los profesionales.

Francia, España y otros países en su lucha contra el “club de los rácanos” habían propuesto del mantenimiento del “status quo”, mantenimiento de los fondos en términos nominales, eso suponía una pequeña bajada… pero eso ahora no se va a poder mantener… habrá que pagar todos los gastos que va a generar la crisis… y como dice del refranero español “De donde no hay no se puede sacar”.

Todo esto hace que en la reforma de la PAC, haya llegado el momento de los valientes, el de los políticos valientes, con menos fondos habrá que ser más selectivo en el reparto, habrá que decidir para quién va el dinero y aquí la figura del agricultor genuino debe cobrar protagonismo. Además, tenemos que intentar que los fondos de Desarrollo Rural tengan una mayor importancia sobre las rentas de agricultores y ganaderos.

Los políticos van a tener que escoger, fondos de la PAC para todos, mantener el estatus actual es perjudicar a los profesionales.

Ante esa probable reducción tenemos que ser proactivos y trabajar temas que no tengan carga presupuestaria, por ejemplo, aprovechando herramientas como la Ley de la Cadena, creando valor de la misma y que este se reparta de una forma justa. Eso no tiene coste alguno y se puede avanzar mucho, sin venta a perdidas, con un mayor control, trasponiendo la Directiva Comunitaria.

No podemos estar en una carrera continua de precios bajos en los supermercados.

Tenemos que cambiar ese porcentaje de que dice que de la renta agraria el 70% es el mercado y el 30% ayudas, debemos apostar porque agricultores y ganaderos reciban una remuneración digna por su trabajo. Aquí es importante que no debe reposar sobre la cadena alimentaria que el conjunto de la sociedad tenga acceso a una gran variedad de productos alimentarias a unos precios bajos, esa posibilidad se debe solucionar con políticas sociales y no como se hace hasta el momento. Otro aspecto clave es que el consumidor debe ser consciente de que está teniendo una oferta enorme de alimentos, seguros, de gran calidad… y que quizás debe pagar un poco más por ellos, baste, un ejemplo, para un ganadero de leche la diferencia entre respirar o trabajar a perdidas puede ser cuestión de 5-10 céntimos de euros. No podemos estar en una carrera continua de precios bajos en los supermercados.

No quiero acabar sin recordar que se debe dar un cambio en las pensiones agrarias, que son muy malas, se deben articular medidas sociales para revalorizarlas, esa será la única forma de evitar que muchos agricultores y ganaderos llegados a la edad de jubilación vean la PAC como una “extra” para su retiro.

TOMAS GARCÍA AZCÁRATE

Doctor Ingeniero Agronomo, especialidad de Economía Agraria
  • Membre de l´Académie de l´Agriculture de France
  • Miembro de la Accademia dei Georgofili
  • Officier du Mérite Agricole France
  • Encomendia del Mérito Agrícola español
  • Member of the Advisory Board of the International Center for Advanced Mediterranean Agronomic Studies CIHEAM
  • Presidente de la Asociación Española de Economía Agraria
  • Miembro del Comite Científico de la Mission Agrobiosciences del INRA francés
  • Presidente del Congreso Iberoamericano de Estudios Rurales CIER XII. Segovia. Julio 2018

Sección: