Agronews Castilla y León

 

El Sindicato Labrego Gallego denuncia prácticas abusivas de Reny Picot en la renovación de los contratos de la leche ya que aunque la ley obliga a una duración mínima de un año, la multinacional esta forzando que se firmen por tres meses.

Esa duración, aseguran desde el SLG, roza casi el fraude ya que, aunque la Ley de la Cadena Alimentaria lo autoriza siempre y cuando haya un acuerdo entre las dos partes, y todos sabemos, aseveran, en que consisten los “acuerdos” en el sector lácteo: “extorsión de las industrias a las granjas aprovechándose de su posición de dominio en la cadena de valor”, concluyen en un comunicado de prensa.

Además, la empresa está avisando de la posibilidad de que, al pasar estos tres meses, sea probable que haya que bajar los precios en los nuevos contratos que se hagan a partir de entonces. Luego, es fácil sospechare que Reny Picot está forzando contratos de tres meses y no de un año, como obliga la ley, para poder bajar el precio después y ahorrarse las márgenes de nueve meses que debería pagar a los precios actuales se firmara contratos de un año.

Se trata de una práctica intolerable, para el SLG, máxime cuando Galicia sigue siendo la comunidad española con el precio medio más bajo: 32'4 céntimos de euros por litro según los datos del Fondo Español de Garantía Agraria ( FEGA) correspondientes a febrero de 2020, lejos del valor medio estatal (33'6 céntimos) o de comunidades vecinas como Asturias (35'3 céntimos), donde, precisamente, tiene la suya matriz Reny Picot.

Este cambio de actitud de Reny Picot coincide con la explosión de la crisis por el COVID19, ya que los contratos que estaba firmando antes de la emergencia sanitaria estaban siendo por períodos de un año. Parece que con la excusa de garantizar el acceso a la alimentación de la ciudadanía las industrias lácteas quieren hacer su agosto, afirma en el citado comunicado de prensa el Sindicato Labrego Galego, pues esta noticia coincide con otras como la bajada de precios que se está imponiendo en la leche ecológica. Se trata de hechos inadmisibles en un contexto, como el actual, en el que se disparó la demanda.

Sección: