Agronews Castilla y León

Con motivo del inicio el pasado 26 de septiembre de la época hábil de caza del jabalí, la Delegación Territorial de Junta de Castilla y León en Segovia hace un llamamiento a los gestores cinegéticos de la provincia para que cumplan las medidas sanitarias en relación con la Covid-19 durante el desarrollo de las batidas o monterías, que ya han comenzado a realizarse esta temporada.

La caza mayor es una de las modalidades más practicadas en la provincia en estas fechas a través de ganchos o monterías autorizadas, principalmente para la caza del jabalí. Estas actividades han de ajustarse a la normativa existente que la regula: la Ley de Caza de Castilla y León y la Orden de Caza que se publica cada año para desarrollar esta normativa.

Los agentes medioambientales de la Junta controlan el cumplimiento de la legalidad en el ejercicio de la actividad cinegética. Las cacerías colectivas están sujetas al régimen de autorización o comunicación previa, por lo que los titulares de los cotos, o en su caso los arrendatarios, deben presentar una solicitud en el Servicio Territorial de Medio Ambiente según los modelos que figuran en la Orden Anual. A esta norma se ha sumado ahora, con motivo de la crisis sanitaria, el cumplimiento de las medidas de prevención frente al coronavirus.

Vigilancia realizada durante la media veda en la provincia

Igual que en la temporada de caza mayor, durante el periodo de caza de la media veda, entre el 15 de agosto y el pasado 20 de septiembre, en la que se habilita a cazar codornices, urracas, cornejas, tórtola común, paloma torcaz, paloma bravía, conejo y zorro, los agentes medioambientales de la Junta de Castilla y León han intensificado las labores de control e inspección de esta actividad para comprobar que se cumplen las normas vigentes.

En uno de los controles realizados el mes pasado, los agentes sorprendieron a varios cazadores en la comarca de Navafría incumpliendo la normativa. Uno de ellos, en el término municipal de Valleruela de Sepúlveda, transportaba el arma cargada en el interior del vehículo. En otra ocasión, en Orejana, los agentes localizaron a otro hombre cazando palomas apostado junto a un abrevadero y en la zona de seguridad (menos de 50 metros de carretera).

Estas acciones se encuentran tipificadas como infracciones administrativas en la Ley de Caza de Castila y León y los agentes medioambientales proceden a denunciar los hechos y a decomisar las armas. Durante toda la temporada, llevan a cabo una intensa campaña de inspección e información, con la identificación del cazador, comprobación de la documentación requerida para el ejercicio de la actividad, revisión de armas y control de las capturas.

Desde el Servicio Territorial de Medio Ambiente de Segovia se recuerda la importancia que tiene respetar la normativa existente para regular el aprovechamiento cinegético, e insta a los gestores de los numerosos cotos de caza de la provincia a que denuncien, si tienen conocimiento de que se estén cometiendo estas u otro tipo de infracciones en sus cotos.

Tags: 

Sección: 

Provincias: