Agronews Castilla y León

La Consejería de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural ha publicado los resultados del segundo aforo citrícola de la Comunidad Valenciana, que cifra la cosecha de la campaña 2018/19 por encima de los cuatro millones de toneladas, al igual que sucedió en la campaña de 1997/98 y en la de 2006/07.

Las 4.059.382 toneladas de esta segunda estimación suponen un aumento del 4,2% respecto al primer aforo publicado el pasado mes de septiembre (3.894.543 toneladas).

Respecto a la campaña 2017-18, con una cosecha de 3.168.382 toneladas, el incremento es de un 28,1%. Sin embargo, si se compara la producción estimada en el segundo aforo de la campaña actual con el balance de la campaña citrícola hace dos años, la 2016/17, el aumento sería del 2,9%.

Los resultados, de tallatsper variedades y provincias, se encuentran accesibles en: consultar aquí

Los datos del segundo aforo se obtienen como resultado de las revisiones efectuadas entre finales de octubre y principios de marzo en una selección de parcelas y variedades con el fin de corregir posibles desviaciones en las estimaciones de la cosecha en las variedades más tardías. La estimación sobre parcelas del primer aforo se realizó en agosto de 2018.

Del estudio realizado se desprende que, tanto en la producción de naranjas como en la de mandarinas, se produce una variación al alza, siendo más importante en mandarinas, con un aumento del 7,6%, que en las naranjas ( 2%) o en limones (0,4%). Esto se debe, principalmente, a las variaciones en la estimación de Clemenules y Navelina respecto al aforo de septiembre de 2018. Por otra parte, se estima que la cosecha de pomelo será un 3,2%, también mayor que la prevista inicialmente.

El aforo citrícola de la campaña 2018-2019, que se presentó en septiembre de 2018, indicaba que se esperaba, en general, un aumento de cosecha significativo, debido, entre otros factores, a que la floración había sido abundante y el cuajado normal. Se produjo, asimismo, una importante aclareo natural de los árboles (purga), que en algunas zonas fue más intenso debido a los vientos de poniente y altas temperaturas, lo que resultó beneficioso dada la gran floración existente.

Aunque el desarrollo del cultivo fue normal en la mayoría de las comarcas productoras, los calibres se veían cortos desde un principio en la mayoría de variedades, sobre todo las de primera temporada y media estación, aunque también en las variedades tardías.

Después del primer aforo, se produjeron episodios de lluvias torrenciales en los meses de octubre y noviembre de 2018, que causaron considerables daños en la fruta y afectaron los calibres de la mayoría de las variedades, por lo que una parte importante de la cosecha no ha podido pasar al circuito comercial.

Sección: